Amaranto, alternativa de cultivo

Buscando tener alternativas de producción diferentes al cultivo del maíz y que además resistieran el aumento en la temperatura, agricultores del Altiplano Central, encontraron que el amaranto reunía las cualidades necesarias para esta función. Y fue gracias a las variedades desarrolladas por instituciones de investigación como la Universidad Autónoma Chapingo y el Inifap, que la productividad de este cultivo ha crecido, tal como lo explicó Antonio Romero Rodríguez, agricultor del municipio de Cuapiaxtla, Tlaxcala…

El éxito de estas variedades permite cosechar hasta 1.8 toneladas por hectárea de amaranto; motivados por esto, los campesinos de este municipio han incrementado la superficie sembrada hasta 350 hectáreas, con lo que Tlaxcala se ha convertido en el principal productor de amaranto. El representante no gubernamental del Sistema Producto Amaranto del estado de Tlaxcala, Perfecto Barrales Domínguez, detalló que el camino a seguir para estos productores es establecer un proceso de industrialización, esto con el fin de dotar de valor agregado al amaranto.

Producir un kilo de amaranto procesado cuesta 17 pesos, mientras que el precio de venta al menudeo puede llegar a alcanzar los 100 pesos. Con la colaboración entre agricultores y el respaldo de la Secretaría de Agricultura, se construyeron bodegas de almacenamiento y acopio de producto en el municipio de Cuapiaxtla. Adicionalmente, se está en proceso de montar una máquina reventadora de grano, con lo que se espera arrancar la industrialización del amaranto para beneficio de esta región.

Deja un comentario