Vacacionistas deben informarse sobre qué productos no deben traer al país

La Secretaría de Agricultura hizo un llamado a los turistas que viajarán al extranjero en el próximo periodo vacacional, a informarse sobre los productos de origen animal, vegetal, acuícola y pesquero que a su regreso pueden ingresar a México.

Esto con la finalidad de evitar el ingreso de mercancías que pudieran ser portadoras de plagas o enfermedades no existentes en el país y que implicarían serias afectaciones al sector agroalimentario.

A través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA),  la dependencia fortaleció el programa de vigilancia en sus 65 Oficinas de Inspección de Sanidad Agropecuaria, ubicadas en los 16 puertos, 29 aeropuertos y 20 puntos fronterizos del país.

En la página electrónica del SENASICA www.senasica.gob.mx se podrá encontrar información sobre los productos que pueden transportar libremente, los que tienen restricciones y los que están definitivamente prohibidos para su ingreso al territorio nacional.

La Sagarpa detalló que productos derivados de plantas o animales sin certificaciones de organismos sanitarios o empaques adecuados ponen en riesgo la actividad agrícola, pecuaria, acuícola y pesquera, así como a los alimentos que llegan a la mesa de todos los mexicanos.

De esta forma, explicó que los productos permitidos son aquellos que puede ingresar el pasajero para uso personal si el Oficial de Sanidad, Agropecuaria, Acuícola y Pesquera no detecta riesgo sanitario alguno.

Entre ellos se encuentran: tabaco para fumar, café tostado, especias envasadas o empaquetadas, hierbas secas medicinales, frutas y legumbres en conserva o cocidas, y frutas secas .

Los productos prohibidos que por ningún motivo pueden ingresar a nuestro país por el alto riesgo sanitario que representan, incluyen entre otros los alimentos de elaboración casera; alimentos o premios para mascotas con contenido de origen rumiante; harinas de origen animal; quesos frescos; carne de cerdo, ave, res, ya sea fresca, enlatada, refrigerada o congelada; crustáceos crudos o secos en cualquier presentación; tierra, paja, heno o palma.

Deja un comentario