Exportadores yucatecos listos para la certificación

La Ley de Modernización de la Inocuidad de Alimentos (FSMA, por sus siglas en inglés), promulgada por Estados Unidos en el 2011, cuenta con 7 reglamentos y entrará en vigor en mayo del próximo año, obligando a todos los exportadores a cumplir con controles preventivos en los alimentos para humanos.

Por ello, todo aquel que quiera exportar al mercado estadounidense tendrá que estar certificado desde la producción, el procesamiento y el empaque. La certificación cuesta, pero ya se están tomando medidas, hasta que entre en vigor.

De acuerdo con información del Servicio de Inocuidad Agroalimentaria, del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), dicha legislación afectará a los pequeños productores de alimentos que exportan o tienen planes de exportar a ese país.

En Yucatán, los exportadores agropecuarios empezarán a certificarse a partir del próximo año, pero sus procesos para esto ya iniciaron, informó a la delegación de la Sagarpa en el estado.

La dependencia se declaró lista para trabajar con empresarios y productores, de modo que han estado recibiendo información y capacitación sobre la certificación a través del Comité Estatal de Sanidad Vegetal.

El delegado estatal de la Sagarpa en Yucatán, Pablo Castro dijo que la Secretaría, a través del Senasica, desde el 2013 diseñó la estrategia para enfrentarlo, e involucra a dos dependencias, el Senasica como responsable de la producción primaria, en el sistema de reducción de riesgos y contaminantes; y la Cofepris, de la Secretaría de Salud, es la que da la certificación de buenas prácticas de alimentos.

El objetivo, explicó, es que se cubra la totalidad de la cadena de producción alimenticia, sanidad vegetal, desde la producción de semilla, procesamiento, transportación, empaque hasta la preparación de alimentos. Por eso están involucradas ambas dependencias.

Dijo que ese sistema es la estrategia principal para reducir riesgos de contaminación química, física y biológica de alimentos y suelos.

Deja un comentario