Carece de acceso a la alimentación 12% de capitalinos

El 12 por ciento de la población capitalina carece de acceso a la alimentación, y quienes viven en las delegaciones Xochimilco, Iztapalapa y Milpa Alta lo resienten más, según un reporte del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social del 2014.

El dato fue citado ayer por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) durante la presentación del Informe Especial “El Derecho a la Alimentación en el Distrito Federal. Parte II. Orientación de Política Pública con Enfoque de Derechos Humanos”.

La premisa básica del documento es la satisfacción de todos los componentes del derecho a la alimentación, la cual solo se logrará cuando las autoridades de los órganos de gobierno atiendan el cumplimiento de todas sus obligaciones en materia de derechos humanos.

En este sentido, llamó a las autoridades de la Ciudad de México a garantizar que todas las personas ejerzan este derecho y tengan seguridad alimentaria y nutricional.

El documento es resultado del trabajo conjunto entre la CDHDF; Fian México, la Unión de Mujeres de Ixtlahuacan, Coa Nutrición; el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria y la Unión Popular Valle Gómez, éste define el derecho a la alimentación como la garantía a tener acceso regular, permanente y libremente a una nutrición adecuada y suficiente.

En el Informe, la CDHDF manifiesta la necesidad de adoptar medidas que garanticen este derecho en todos sus aspectos: desde la generación de condiciones para el desarrollo de las y los productores agrícolas, pasando por respaldar la participación igualitaria de todos los sectores productivos en el mercado y hasta la procuración del acceso de las personas a los alimentos.

Por ello, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, exhorta al Gobierno de la capital a poner en marcha acciones que contribuyan al logro de las metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pacto que enlista 17 objetivos y 169 metas que atienden las esferas económica, social y ambiental, en donde “los alimentos sean suficientes, inocuos, asequibles y nutritivos, sin pobreza, hambre, enfermedades, ni privaciones”.

Para la CDHDF, las políticas públicas en materia de alimentación deben orientarse a la satisfacción de este derecho, reconocer a las personas como titulares de la alimentación y no como beneficiarias y estar dirigidas a la realización progresiva del derecho como su objetivo específico.

Además, asumir que el Estado tiene obligaciones que no están sujetas a la voluntad política y debe responder por sus acciones u omisiones, habilitar mecanismos y recursos para poder exigir la reparación de las violaciones al derecho a la alimentación y por último, incorporar los principios de igualdad y no discriminación, participación y transparencia, así como rendición de cuentas en su proceso de elaboración, seguimiento y evaluación.

Finalmente, el Informe Especial “El derecho a la alimentación en el Distrito Federal. Parte II. Orientaciones de política pública con enfoque de derechos humanos”, se divide en tres apartados: el marco jurídico y la organización programático-institucional, la discriminación en el acceso a los programas de asistencia social y las estrategias que se proponen en distintos rubros para eliminar los obstáculos que impiden su pleno ejercicio.

Deja un comentario