Orquídeas, una exótica belleza protegida

Para muchos, la orquídea es símbolo de amor, romanticismo, belleza y hasta lujuria. En la antigua Grecia era considerada como sinónimo de virilidad para el hombre que la obsequiaba a la dama de su interés.

Hay de diversas formas, géneros y colores: diferentes tonalidades de rosa, blancas, rojas, anaranjadas, moradas; también moradas con blanco y un centro amarillo, amarillo sólido –las únicas con un sutil aroma–, amarillas y blancas, moteadas, e incluso de un azul intenso.

En México existen aproximadamente mil 260 especies de orquídeas, de las cuales 444 son endémicas, es decir, exclusivas de una región.

Además, nuestro país es privilegiados al contar con la posibilidad de desarrollar esta flor en invernaderos. Los principales estados productores son Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Jalisco, Veracruz, Chiapas y Morelos; esta última entidad abastece de la flor al Valle de México.

Aunque su principal uso es ornamental, como son la Simbidium, Banda, Phalenopsis, Catleya y Dendrodium, existen variedades que se emplean con fines medicinales o culinarios como es el caso de la vainilla.

En la actualidad está en riesgo de extinción, por lo que en 2015, a fin de protegerla, el Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (Snics) creó la Red Orquídeas, integrada por más de 12 investigadores y 20 productores que, hasta el momento, conservan 900 especies con más de cinco mil ejemplares.

Su valor comercial es elevado porque cada especie requiere de diferentes técnicas de cultivo, y su desarrollo se lleva a cabo en invernaderos a lo largo de un año, explica el Consejo Estatal de Productores de Plantas Ornamentales de Morelos.

Cada plántula de orquídea es importada de Holanda con un costo de entre dos y tres euros, costo que incluye los derechos del productor a utilizar la plántula para su desarrollo, pero no así para su propagación, por lo que se debe firmar un contrato con ese compromiso.

A ese costo se agrega el de los insumos que requiere la planta, como la corteza y maceta con características específicas, así como los de tecnificación, toda vez que la orquídea no se reproduce en el suelo, sino en los troncos de los árboles.

La orquídea se considera un producto élite que a los consumidores gusta mucho, tanto por su aspecto como por su durabilidad, ya que el tiempo de vida de una orquídea es de entre tres y cuatro meses, y florea dos veces al año en promedio.

 

Deja un comentario