Certifica EU que México sí protege a las tortugas marinas

México obtuvo una certificación positiva por las acciones implementadas para reducir la captura incidental de tortugas caguama en el Golfo de Ulloa, Baja California Sur, lo que elimina el riesgo de que se implemente un embargo pesquero hacia nuestro país.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) otorgó esta certificación luego de que la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) publicara el pasado 23 de junio el Acuerdo por el que establece la zona de refugio pesquero y nuevas medidas para reducir la posible interacción de la pesca con tortugas marinas en la costa occidental de Baja California Sur, que establece una restricción temporal de dos años a artes de pesca en esa región.

Este acuerdo binacional surgió de la última reunión que sostuvieron los presidentes de México y Estados Unidos, en la que se anunció el compromiso del gobierno mexicano por seguir protegiendo a largo plazo a la población de tortuga caguama del Pacífico Norte.

Además, ambos gobierno acordaron colaborar en la investigación y en mejorar el conocimiento compartido sobre cómo reducir la captura incidental de tortugas.

En 2015, la NOAA certificó negativamente a México, en virtud de la ley de moratoria a la pesca con redes de deriva en altamar, por no contar un programa regulador para reducir la captura incidental de tortugas marinas caguama equiparable en eficacia a las regulaciones de los Estados Unidos.

Ante esto, en junio la Conapesca publicó las regulaciones en el Diario Oficial de la Federación. El acuerdo, según la NOAA, se ajusta a las restricciones de artes de pesca, limitan el número de muertes de tortugas por captura incidental, y establece un refugio pesquero.

En virtud de la Ley estadounidense, se requiere que el Secretario de Comercio de ese país identifique a países cuyas embarcaciones pesqueras capturen de forma incidental a especies marinas protegidas para las que la nación no ha implementado un programa de regulación que es una eficacia comparable a la de los Estados Unidos.

Estas certificaciones se reportan en un informe bienal al Congreso. Una vez que se identifica una nación, la NOAA y otras dependencias se involucran con el país para alentar a abordar el problema identificado. Si las naciones toman las medidas adecuadas, reciben una certificación positiva. Si no lo hacen, la nación recibe una certificación negativa, y se le ponen restricciones al acceso a puertos de EU, y a la importación de pescado y productos asociados a la actividad pesquera.

Deja un comentario