Uso de transgénicos favorece la seguridad alimentaria

Expertos internacionales de cuatro países se pronunciaron en favor de la siembra de organismos genéticamente modificados (OGM), ante el reto de satisfacer la demanda de alimentos por el aumento de la población mundial.

En el último día de actividades de la 13 edición del Foro Global Agroalimentario, organizado por el Consejo Nacional Agropecuario y que se realizó en la Ciudad de Puebla, especialistas de Australia, Inglaterra, Estados Unidos y la India coincidieron en señalar que de la seguridad alimentaria dependen la paz y la armonía del mundo.

El reto de todos los países es la sustentabilidad, afirmaron, por lo que la recomendación es hacer un mejor uso del agua y de la energía, ya que el reto es producir más alimentos ahorrando más recursos naturales y con menos dinero: sin embargo, recalcaron que las ganancias económicas por el uso de OGM deben beneficiar también a los productores y no sólo a las empresas.

Durante su participación en el Foro, Mark Lynas, activista ambiental inglés que en 2007 pidió disculpas públicas en Gran Bretaña por haber destruido durante su juventud cultivos de OGM, apuntó que ésos “no son una amenaza cuando la gente tiene hambre”, pero también se manifestó en favor de proteger la diversidad de semillas del mundo.

“He aprendido las lecciones de la historia. Luego de no encontrar evidencia científica de que los OGM son una amenaza para el medio ambiente y para los sistemas de cultivo que conocemos, como lo creí en mi juventud, empecé a leer más artículos científicos y a viajar por el mundo y darme cuenta de que el cambio climático está alterando las formas tradicionales de vida de la gente. En Alaska y en la cordillera de los Andes, los glaciares están derritiéndose, y eso obliga a los habitantes a cambiar su forma de vida. En África hay sequía y deben buscarse cultivos resistentes a ella”, expuso ante cientos de asistentes en el Centro Expositor Puebla.

El activista subrayó que no se puede condenar a los campesinos “a la pobreza ni a ser piezas de museo; tienen derecho a aumentar su productividad sin perder sus recursos genéticos”.

Sostuvo que los gobiernos deben permitir a los agricultores decidir si utilizan o no las semillas de organismo genéticamente modificados, pues de lo que se trata es de producir alimentos.

“En México todos deben velar por la conservación y evaluar que la introducción de OGM ayudará a reducir el uso de insecticidas y aumentará la productividad”, concluyó.

Deja un comentario