Piden dejar de satanizar el consumo de leche

El consumo de leche no causa acné ni genera obesidad y sí es benéfico en el tratamiento de padecimientos como el cáncer, la diabetes y síndrome metabólico.

Así lo afirmaron investigadores, académicos, productores e industriales de la leche, quienes hicieron un llamado al Estado, así como a la industria vegana y vegetariana, a terminar con la campaña de “satanización” contra el consumo de leche entera en México.

Y urgieron a las secretarías de  Salud, Economía y Agricultura, a alinear sus políticas públicas sobre este alimento y destacar sus bondades nutricionales.

Los especialistas anunciaron el Primer Foro Internacional la Leche y la Salud, a celebrarse los días 14 y 15 de noviembre en la Ciudad de  México, y recalcaron que la leche ofrece proteínas, grasas, carbohidratos, minerales y vitaminas, de tal suerte que la mala publicidad sobre el consumo de leche proviene de nichos de mercado que atienden más a modas.

Resaltaron que el consumo per cápita de leche en México se ha mantenido estático en los últimos 20 años, es decir, 370 mililitros al día por persona cuando la FAO recomienda 500 mililitros al día.

La investigadora de la Facultad de Química de la UNAM, Amelia Farrés González Saravia, sostuvo que es mentira que la leche produzca “mucosidad, acné o dañe a las personas con cáncer cuando la realidad es que el ataque a este alimento viene de productos de leche vegetarianos y veganos que se expenden en los pasillos de los centros comerciales y contienen grandes cantidades de azúcares aunque se hagan pasar por leche”.

Por ello, Sergio Soltero Gardea, Secretario Técnico de la Comisión Bovinos Leche, así como José Luis Dávalos Flores, de la Facultad de Medicina de Veterinaria de la UNAM, sostuvieron que la Secretaría de Salud ha contribuido a la mala imagen de la leche porque en sus programas sociales entrega leche descremada y no entera.

Ante esta realidad, insistieron, la Secretaría de Salud debe encabezar el alineamiento de políticas públicas sobre la leche con las otras dependencias federales de tal suerte que se reconozca a la leche como un alimento que no genera obesidad.

Asimismo, convocaron al Congreso de la Unión a modificar la Ley General de Salud para que la leche deje de ser considerada como una bebida ya que se trata de un alimento; y a la Profeco para que cumpla con su función sancionadora sobre todos los productos que dicen contener leche en sus ingredientes por tratarse de competencia desleal y un engaño al consumidor.

Deja un comentario