Legisladores contra los efectos del cambo climático

Reunidos en la Ciudad de México para celebrar el VII Foro del Frente Parlamentario contra el Hambre, más de cien legisladores de América Latina y el Caribe, África y España señalaron que es imperativo actuar contra los efectos del cambio climático mediante leyes.

“Se requiere trabajar por un nuevo modelo agroalimentario que al mismo tiempo que alimente a toda la población, lo haga de una manera saludable y sostenible, contribuyendo además a la adaptación al cambio climático y su mitigación”, señaló la coordinadora general de los Frentes Parlamentarios contra el Hambre de ALC, María Augusta Calle, en la inauguración del Foro.

A 7 años del primer Foro, esta red ha puesto el derecho humano a la alimentación en lo más alto de la agenda política regional. Recientemente, Honduras y República Dominicana aprobaron sus respectivas leyes de seguridad y alimentaria y derecho a la alimentación, mientras que El Salvador, México, Perú, Costa Rica y Colombia, avanzan la discusión de proyectos de ley en la misma materia.

La presidenta del Parlamento Latinoamericano y Caribeño (PARLATINO), Blanca Alcalá, destacó que dicho organismo está ad portas de adoptar una ley modelo de orden regional sobre agricultura familiar, ya aprobada por su Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca.

Además, destacó que los frentes parlamentarios están desarrollando una propuesta conceptual de soberanía alimentaria basada en las experiencias legislativas de quince países de la región.

Las leyes nacionales sirven como marcos legales para dar sostenibilidad a la lucha contra el hambre y la malnutrición, y apoyan el principal compromiso político regional de esta naturaleza: el Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, que ha fijado el año 2025 como la meta para lograr la plena erradicación de la subalimentación en la región.

Los Frentes Parlamentarios Contra el Hambre surgen en el año 2009 en el marco de la Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre (IALCSH), el primer compromiso adquirido por todos los países de la región para erradicar el hambre y la malnutrición al año 2025.

Actualmente existen 17 frentes contra el hambre a nivel nacional y 4 en parlamentos subregionales, que reciben apoyo de la FAO, el PARLATINO y diversos organismos de cooperación internacional.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, los Frentes Parlamentarios contra el Hambre son clave para hacer cumplir los compromisos del Acuerdos de París y la Conferencia de las Partes COP 22, especialmente aquellos estrechamente relacionados con lucha contra el hambre y la malnutrición.

“Los parlamentos pueden hacer una contribución importante a la lucha contra el cambio climático, ajustando las leyes nacionales a los estándares internacionales y facilitando la implementación de los acuerdos globales”, explicó Tito Diaz, Coordinador de la FAO para Mesoamérica.

Además, los parlamentarios pueden establecer los marcos institucionales y presupuestos que la mitigación y adaptación al cambio climático requieren y ligar estos esfuerzos a las políticas de lucha contra el hambre.

En la actualidad, por ejemplo, el Parlamento Latinoamericano y Caribeño está trabajando para crear una Ley Modelo sobre Cambio climático y seguridad alimentaria y nutricional, mientras que el Parlamento Centroamericano está apoyando una ley marco que de orientaciones en esta materia a los países de la región

Los frentes parlamentarios también pueden tener una gran influencia al apoyar la gobernanza para el uso sostenible de los recursos naturales y el fortalecimiento de los medios de vida, dos aspectos que serán fundamentales para que los países enfrenten el cambio climático.

Durante el Foro, los parlamentarios dieron a conocer su intención de promover la producción y consumo de legumbres en la región.

La Embajadora Especial de la FAO para el Año Internacional de las Legumbres, Patricia Juárez, expuso ante el foro los efectos positivos de las legumbres en la lucha contra el cambio climático y el hambre.

Señaló que las legumbres fijan nitrógeno en el suelo, mejorando su salud y permitiendo un menor uso de fertilizantes y agroquímicos. En 2014 se cultivaron 85 millones de hectáreas de legumbres a nivel mundial, que fijaron de 3 a 6 toneladas de nitrógeno.

En consecuencia, las legumbres contribuyen a un uso racional de fertilizantes, reduciendo así las emisiones de gases de efecto invernadero.

Deja un comentario