Salvemos a las palomitas de maíz preserva los granos nativos

El movimiento Salvemos a las Palomitas de Maíz, busca trabajar con los maíces palomeros o reventadores, que son los más antiguos y que se han visto disminuidos en su consumo, para así preservar y rescatar los maíces nativos mexicanos

De acuerdo con su socio fundador, Rafael Mier, existen siete razas de maíces reventadores en nuestro país y el estado de las mismas es crítico, al grado que varias se encuentran en peligro de extinción.

“Aun siendo el país de origen de las palomitas de maíz, México importa hoy en día 97% de la demanda desde Estados Unidos. Hemos decidido revertir esta situación, fomentando la preservación y consumo de los maíces mexicanos”, dijo.

Salvemos a las palomitas de maíz inició con un proceso de preservación con el maíz palomero toluqueño, en donde realizó una expatriación de semillas de los bancos del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y el Colegio de Postgraduados en Ciencias Agrícolas (COLPOS) para desarrollar un campo experimental.

“Ahí logramos nuestra primera cosecha de maíces conservados in situ, la cual esperamos que contribuya a la multiplicación de semilla para incrementar la siembra y participación de un mayor número de productores. Por otro lado, queremos iniciar una búsqueda específica en ciertas regiones del país, con el fin de encontrar productores que continúen sembrando esta raza y que puedan integrarse para iniciar de nuevo la comercialización”.

El maíz reventador fue fundamentales en el inicio de la agricultura y el asentamiento de los primeros pobladores de América. En México, existen 59 razas de maíz y de éstas, sólo siete tienen la facultad de reventar y formar las palomitas.

“Pero, a pesar de su importancia histórica y botánica, los maíces palomeros mexicanos se encuentran en grave peligro de extinción. Según datos del Sistema de Información Arancelaria Vía Internet (SIAVI) y el SIAP, 97% de las palomitas que se consume en nuestro país son importadas”, detalló Rafael Mier.

Deja un comentario