Industria tequilera padece desabasto de agave

La falta de una planeación estratégica que empate las necesidades de la industria tequilera con la producción en campo, los robos en las plantaciones de agave y la creciente demanda de los fabricantes de inulinas y jarabes han provocado que la principal materia prima del tequila haya disparado su precio en un 333 por ciento

De acuerdo con el presidente del Sistema Producto Agave-Tequila, Raúl García Quirarte, en el último año, el agave azul tequilana Weber, disparó su precio de 3 a 13 pesos por kilo, y el panorama es que este 2017 alcance los 20 pesos.

Tan sólo en 2015, las industrias tequilera y de inulinas y jarabe de agave consumieron 47 millones de plantas, y en 2016 unos 57 millones. Para 2017 hay una disponibilidad muy corta, alrededor de 27 millones de agaves maduros, cuando el requerimiento de la industria tequilera es de al menos unos 45 millones´

“Ya lo hay (desabasto) desafortunadamente (…). Hemos insistido en que haya un orden en cuanto a lo que se consume y lo que se planta para tener un equilibrio en la plantación y el consumo”, señaló.

Actualmente el Consejo Regulador del Tequila (CRT) tiene registradas 316 millones de plantas de agave de diferentes edades: 23 millones en edad madura para la producción de tequila, de entre seis y siete años, por lo que está en búsqueda de soluciones para atenuar una posible falta de materia prima.

De acuerdo con Ismael Vicente Ramírez, encargado del área agrícola del CRT, dependiendo de las estrategias que suba la industria, de las toneladas que estén disponibles, de los agaves consumibles, más los inventarios que pudieran ir sacando las tequileras y adelantando jimas de algunos años, se tendrían las cantidades de agave necesarias.

Sin embargo, esta no es la primera vez que la cadena agave-tequila atraviesa por una situación así. Ya en la década del 2000, la producción de agave tequilero vivió un periodo de desabasto, encarecimiento de las piñas y luego sobreproducción y bajos precios.

En 2014, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) destinó un millón 400 mil pesos para realizar un estudio que permitiera a la industria tener mayor control sobre la producción de agave, con base en las necesidades de la industria, y de esta manera estabilizar los precios al evitar el desabasto y la sobreproducción.

Sin embargo, hasta ahora, las recomendaciones que derivaron de ese trabajo realizado por el Grupo de Economistas Asociados (GEA), no sean aplicado, y la cadena productiva enfrenta una nueva etapa complicada.

“Lleva ciertas medidas (…) tener bien analizado el costo de producción, monitoreo de precios y el apoyo a la cuestión de financiamiento para que pueda impulsarse el cultivo del agave. Estamos trabajando en cada uno de ellos y estamos ya casi en más del 70 por ciento (del proyecto) (…) estamos trabajando en todos los puntos (…) para hacer esa anhelada Bolsa del Agave”, comentó Ismael Vicente Ramírez, encargado del área agrícola del CRT.

Y aseguró que el trabajo no se entregó completo, ya que está el estudio, pero hace falta toda su implementación.

Para los productores, ha habido falta de interés para concretar acciones que eviten la incertidumbre en el sector.

“Hemos estado insistiendo con la industria tequilera que hagamos agricultura por contrato para tener el abasto suficiente de materia prima para el tequila, pero no nos escuchan. Cada 10 años ocurre lo mismo, no aprendemos, es el círculo vicioso que no podemos romper”, señaló Raúl García Quirarte, presidente del Sistema Producto Agave-Tequila.

Como una medida para atenuar el desabasto, el CRT planea incrementar en un 25 por ciento la plantación de agave.

Deja un comentario