¿Super Bowl sin guacamole?

Las relaciones entre México y Estados Unidos pasan por horas bajas a causa de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. El magnate republicano ha tensado hasta el extremo el vínculo entre los países vecinos y amenaza con romper todos los lazos con su polémica propuesta de construir un muro en la frontera.

Ahora, además, un nuevo elemento se suma a la creciente discordia entre ambos países: el guacamole. Este manjar mexicano es adorado en EU y se consume especialmente durante la Super Bowl, cuando miles de aficionados se sientan a disfrutar del partido del año y devorar un buen tazón de guacamole. De hecho, es el día en el que se consumen más aguacates en Estados Unidos: el año pasado fueron 278 millones de piezas solo el día de la final de la NFL.

La exportación de aguacates de México a Estados Unidos crece sin parar en los últimos años. A lo largo del 2016, el país azteca colocó más de 800.000 toneladas de esta fruta a su país vecino. De hecho, el 82% del aguacate que se consume en EE.UU proviene de México.

A la industria de aguacates le preocupa que el juego de este año, el 5 de febrero, pueda ser el último que se beneficie por el fácil flujo de suministros a través de la frontera sur. Donald Trump prometió renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y amenazó con imponer nuevos aranceles contra México.

La mayor disponibilidad del producto mexicano incrementó el consumo en EU, que se duplicó en la última década hasta el 2015, para alcanzar un total de más de 907 millones de kilogramos. El consumo por persona aumentó de 0.64 kg en 1990 a 3.13 kg en 2015.

Las importaciones mexicanas, que representaban solamente 11% del consumo en EU en 1990, subieron a 82%, según la Comisión de Comercio Internacional de EU (USITC, por sus siglas en inglés).

Debido al creciente predominio en los mercados de EU, los productores mexicanos advierten que cualquier obstáculo comercial tendría un fuerte impacto sobre los suministros de Estados Unidos, lo cual convertiría al guacamole en un producto escaso -o caro-para el Supertazón en 2018.

“Ningún otro país puede suministrar esas cantidades. Si el gobierno de Trump pone obstáculos, habrá suministros que nadie más pueda cubrir, y a costos más altos”, dice Ramón Paz, asesor estratégico de la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM).

El efecto de cualquier medida proteccionista por parte de la administración entrante tendría un impacto mucho mayor sobre México. De los 20,000 productores de aguacate del país que exportan, 75% son pequeños productores con menos de cinco hectáreas cada uno. La industria también genera 70,000 empleos directos en México.

La APEAM dice que los precios más altos también perjudicarían a los productores estadounidenses, con el argumento de que el creciente apetito por el guacamole en EU ayudó a impulsar la demanda del aguacate doméstico. El valor de la producción total estadounidense aumentó 71% entre 1990 y 2015, según la USITC.

Encontrar mercados alternativos no es tan difícil. Las importaciones de China cuadruplicaron su volumen entre 2014 y 2015 lo que convirtió al país en el decimosegundo mayor importador.

Nicolaus Vorwerk de Agora America, una compañía alemana de importación de alimentos especiales de América Latina, dice que la demanda de aguacates en Europa tiene un aumento constante gracias al creciente interés en la alimentación saludable y el incremento de la popularidad de la comida mexicana, sobre todo en países como el Reino Unido.

Vorwerk envió, recientemente, contenedores justamente de esta fruta a China para que los consumidores la probaran. “Todo el mundo quedó encantado. A los consumidores chinos realmente les gustó el sabor”, dice.

Sin embargo, Europa o China no tienen un Supertazón. A pesar de la incertidumbre, Castillo espera que el guacamole se mantenga como un alimento básico para el gran partido de la NFL. “Tengo confianza en que el mercado del aguacate mexicano no será el principal objetivo de la campaña de Trump contra México”, dice.

Para tranquilizar, al menos por ahora, el secretario de Agricultura mexicano, José Calzada, ha asegurado que su país va a exportar aguacates por valor de 200 millones de dólares con motivo de la LI Super Bowl del 5 de febrero.

Deja un comentario