Piden azucareros frenar entrada de fructuosa de EU

La Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera

advirtió que si Estados Unidos cancela los acuerdos que rigen el comercio de azúcar entre ambos países desde finales del 2014, los empresarios del sector exigirán al gobierno mexicano que frene el ingreso de jarabe de maíz alto en fructosa de ese país.

Estados Unidos y México junto con Canadá se encaminan a una renegociación del TLCAN, impulsada por el presidente Donald Trump, y el azúcar será un tema clave en esas conversaciones.

Por lo que el presidente de la cámara azucarera, Juan Cortina Gallardo, aseguró que, aunque aún no hay fecha para retomar dichas conversaciones, si el azúcar sale del tratado, Estados Unidos será el más perjudicado porque se impediría el ingreso de fructosa, que no tiene otro mercado mas que México.

El empresario azucarero informó además que esta semana, debido a que se cancelaron los permisos vigentes para exportar el edulcorante desde México hacia Estados Unidos, un barco con entre 20 mil y 30 mil toneladas de azúcar cruda quedó varado en puerto.

“Un ingenio que estaba terminando de cargar un barco para refinerías en Estados Unidos y cuando iba a salir, de repente llegó la noticia de que se cancelaban los contratos de exportación”, afirmó.

Y es que también esta semana se dio a conocer que México había cancelado los permisos para evitar posibles sanciones ante una mala interpretación por parte del Departamento de Comercio de Estados Unidos de los acuerdos que rigen el comercio de azúcar entre ambos países.

Los 54 permisos cancelados de 23 ingenios, detalló Cortina,  involucran a cargamentos de entre 100 mil y 120 mil toneladas.

Los “acuerdos de suspensión” de diciembre del 2014 evitaron una guerra comercial y establecieron precios mínimos y cuotas de los tipos de azúcar que las fábricas mexicanas pueden enviar a Estados Unidos, poniendo fin al libre comercio del producto acordado en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Ambos países estaban en conversaciones para renegociar los acuerdos, pero éstas se suspendieron con el cambio de gobierno en Estados Unidos en enero.

Las tensiones sobre el azúcar se remontan a años atrás y se derivan de la protección de la que disfrutan los productores estadounidenses en forma de cuotas de importación. México canceló recientemente los permisos para exportar a Estados Unidos, una medida que Cortina dijo que fue adoptada después de que las dos partes no llegaron a un acuerdo sobre cómo interpretar un acuerdo comercial existente.

Arrastrar el jarabe de maíz a la disputa podría afectar a procesadores estadounidenses como Cargill y Archer Daniels Midland, dos de los mayores proveedores.

En los últimos años, México importó de Estados Unidos hasta 1.6 millones de toneladas métricas de jarabe de maíz al año. El ingrediente se utiliza mucho para producir refrescos.

La disputa entre México y Estados Unidos sobre el azúcar creció en noviembre, cuando el Departamento de Comercio de Estados Unidos inició una revisión de una decisión anterior de suspender los derechos antidumping sobre el azúcar de México.

La agencia dijo que algunas transacciones no cumplían con un acuerdo firmado en 2014, cuando ambos países acordaron establecer cuotas de importación y un precio mínimo. Cortina dijo que la industria mexicana todavía está esperando la respuesta de Washington, y que el proceso se ha ralentizado por el cambio de gobierno en Estados Unidos.

Estados Unidos consume más azúcar de la que produce y depende de las importaciones para compensar el déficit. México es una fuente de caña de azúcar, cuya demanda está aumentando en Estados Unidos al tiempo que los consumidores rechazan el azúcar de betabeles genéticamente modificados. A pesar del sistema de cuotas que limita esa entrada, el productor estadounidense de azúcar Imperial Sugar pidió una ” acción radical” en diciembre para frenar las importaciones mexicanas, que dice ejercen una presión bajista sobre los precios nacionales.

En las conversaciones del año pasado entre los países para evaluar las necesidades de Estados Unidos para la temporada 2016-17, Estados Unidos determinó que requería 820 mil toneladas de azúcar de México, según Cortina. De octubre a marzo se permitieron 55 por ciento de los envíos.

Sin embargo, los datos publicados en diciembre indicaron que Estados Unidos quizá sólo necesitará 720 mil toneladas. México ya había exportado unas 380 mil toneladas, más que el requisito revisado, porque los permisos de exportación se emiten con meses de anticipación, dijo Cortina.

Deja un comentario