En Tlaxcala buscan recuperar a las abejas

Apicultores de Tlaxcala pretenden rescatar a las abejas que se encuentran en grave peligro de extinción y, al mismo tiempo, producir más miel, que es uno de los productos que más se exportan con ganancias en dólares.

La representante no gubernamental del producto miel de Tlaxcala, Hortensia Flores Ortiz detalló que las especies que crían en el estado son la Europea y la Italiana, mismas que les ayudan a los apicultores a producir alimentos y al mismo tiempo se garantiza la sobrevivencia de las comunidades de abejas, toda vez que revisan de manera periódica el correcto desarrollo de las colmenas.

“En Tlaxcala hay disponible para los apicultores un risorio seguro de 60 pesos por cada caja que tenemos, pero a nosotros no nos interesa que nos den ese tipo de apoyos, lo que queremos es que haya producción de miel y por el contrario va en decadencia por todos aquellos factores de exterminio”, sostuvo.

Los productores tlaxcaltecas consideran que el cambio climático, el uso excesivo de insecticidas en la agricultura moderna y el aumento de la emisión de ondas electromagnéticas por parte de teléfonos y antenas móviles han provocado que las abejas se encuentren en grave peligro de extinción y con ello se amenace el ciclo de la vida.

Diversos estudios a nivel nacional e internacional han demostrado que las abejas están muriendo en masa y con ellas la polinización, la cual ayuda a que las plantas se reproduzcan y que diversos animales se alimenten.

La polinización depende de las abejas, mariposas, aves y murciélagos, lo cual garantiza el correcto desarrollo de los bosques, cuya función es la producción de oxígeno, la no erosión del suelo y regulación del flujo del agua; de manera tal que la cadena alimenticia sigue su curso.

Por esta razón, las abejas forman parte importante del ecosistema, ya que de ellas depende no lo sólo la producción de alimentos como la miel, polen y sus derivados, sino que también son las encargadas de que la mayoría de las especies del mundo vegetal se reproduzcan.

Además, las frutas y legumbres como las manzanas, cerezas, almendras y cebollas, entre otras, requieren de la polinización y en los últimos años su producción disminuyó significativamente, lo que provoca escases, aumento de precios y complica la alimentación humana.

La Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) informó que en el país se dedican a la apicultura 43 mil productores y según sus datos durante 2016 establecieron un récord con la mayor exportación de miel de abeja de los últimos 25 años, con un volumen de alrededor de 42 mil toneladas y un valor superior a los 155 millones de dólares.

Por ello, se pretenden reforzar las campañas de prevención de enfermedades de la colmena y el impulso a la producción mediante el Programa de Producción Pecuaria Sustentable y Ordenamiento Ganadero y Apícola o nuevo PROGAN.

Por su lado el apicultor, Antonio Muñoz González de Tenango, Tetlatlahuca, informó que cuanta con un total de 80 cajas con una abeja reina cada una y su producción de miel ha mermado con 8 o 9 kilos de colmena.

La reproducción de las abejas es un proceso similar al de las hormigas y demás insectos que habitan en colonias jerarquizadas, cuyo centro es la reina, quien es responsable de la reproducción de la especie y tiende a vivir por años.

Los huevos destinados a ser abejas reinas son depositados en celdas especiales del panal denominadas “Realera” que son similares a cacahuetes, mientras que las abejas obreras llenan la celda de jalea real  y la sellan.

Cuando llega el momento del nacimiento, la abeja emite un sonido que invita a otras abejas reina a pelear junto a un perfume de feromonas que atraerán obreras y zánganos a un “vuelo nupcial” mientras es fecundada y si no tienen panal, las obreras se encargarán de construirlo.

Una abeja reina almacena dentro de su cuerpo más de cinco millones de espermatozoides de los zánganos y los usa para poner hasta dos mil huevos diariamente dentro del panal, así que los fertilizados se convierten en abejas obreras, y los no fertilizados se convierten en zánganos.

Las etapas de desarrollo de las abejas son huevo, larva, pupa y adulto.

Un comentario

  • interesante articulo, actualmente este problema se esta haciendo cada vez mayor, las abejas son muy importantes ya que contribuyen con el ecosistema, urge desarrollar estrategias para la protección de las abejas.

Deja un comentario