Camaroneros de Baja California buscan alternativas ante boicot

Ante el anuncio de un boicot por parte de organizaciones no gubernamentales estadounidenses para el embargo de camarón mexicano, la Canainpesca busca alternativas para la protección de la vaquita marina e impedir esta medida.

El titular de la dependencia en Ensenada, Baja California, Juan Morán Sánchez, comentó que las pérdidas serían millonarias, sin embargo, grupos ambientalistas ya hicieron llegar al gobierno federal la medida que se implementaría.

“La captura de camarón mexicano no tiene nada que ver con la vaquita marina. La intensión de estos grupos ambientalistas, es afectar a una de las más importantes pesquerías en México, como una medida de presión para que endurezca las políticas de protección al cetáceo”, detalló.

Desde el pasado 27 de marzo, autoridades de Estados Unidos impusieron un veto a la comercialización del camarón mexicano, tanto de línea como el producido en granjas acuícolas, por el incumplimiento a normas en el cuidado de los diversos recursos en veda o etapa de extinción.

La decisión impacta también al crustáceo desarrollado en estanques, a pesar de que nada tienen que ver con las especies reservadas.

El presidente de la Alianza de Armadores y Ribereños de Baja California, Manuel Aguilar Juárez, destacó que el sector enfrentaría pérdidas millonarias en lo inmediato, a pesar de que la temporada extractiva de camarón en altamar acaba de terminar, pero aún hay producto en congeladoras, a la espera de un mejor precio.

Precisó que personal de la agrupación que representa se encuentra en una reunión de la Comisión Nacional de Pesca en Mazatlán, Sinaloa y allí se documentarán respecto a la difícil situación que de hecho ya enfrentan.

Por su parte, el presidente de la Canainpesca aseguró que el gobierno mexicano ha trabajado para cumplir con las normas respectivas y que los grupos ambientalistas han querido justificar que barcos camaroneros pescan en la zona donde se encuentra la vaquita marina, lo cual no sucede.

Destacó que a pesar de que la Norma permite entrar a barcos camaroneros, éstos no entran para evitar cualquier tipo de conflictos, ya que se hacen monitoreos.

“No se debe dejar a ese grado, como Estados Unidos consume el 90% de la pesca de camarón, dependiendo la temporada, esto representaría pérdidas económicas para el mercado mexicano”, recalcó Morán Sánchez.

 

Deja un comentario