Buscan investigadores de la UG combatir plagas en el campo con bioinsecticidas

Para enfrentar la problemática de plagas, un grupo de investigadores de la Universidad de Guanajuato (UG) desarrolla insecticidas de origen viral, que atacan sólo a los insectos que dañan los cultivos y no dañan el ambiente.

Lo anterior, debido a que en el 2013, el gusano cogollero devastó 450 mil hectáreas de maíz, la plaga se volvió resistente a los químicos y los agricultores se quedaron sin alternativas para combatirla. El control biológico de plagas es una alternativa que se usa sobre todo en los países del Primer Mundo, en donde ha demostrado su eficacia, sin embargo, en México es una alternativa novedosa, y la Universidad de Guanajuato es pionera en su utilización. María Cristina del Rincón Castro, profesora en el Departamento de Alimentos del Campus Irapuato-Salamanca, encabeza a un equipo multidisciplinario de investigadores que trabaja en el desarrollo de bioinsecticidas de origen viral que se puedan aplicar en el campo mexicano, específicamente en el bajío guanajuatense.

La investigadora ha trabajado durante 26 años con virus entomopatógenos -que se reproducen de forma exclusiva en los insectos- los aísla en el laboratorio y selecciona los más agresivos para que maten a los gusanos en un menor número de días y así ya no afecten los cultivos.

Es una investigación a largo plazo, porque el objetivo final es pasar de esta investigación básica a una aplicada, explica la académica adscrita a la División de Ciencias de la Vida. En el proyecto, financiado por la UG a través de la División de Apoyo a la Investigación y al Posgrado (DAIP), colabora un profesor del Departamento de Agronomía, Darío Salas; así como un profesor del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) Irapuato, Jorge Ibarra, y estudiantes de posgrado de la UG, y alumnos de licenciatura de los departamentos de Alimentos, Agronomía e Ingeniería Ambiental. La parte de investigación básica es financiada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en ese proyecto trabajan con las plagas de brócoli y de coliflor. La intención es aislar 10 cepas nativas, estudiar el virus en el laboratorio, y una vez que lo tengan bien caracterizado, regresarlos al campo para matar al insecto. (Periódico Correo)

Deja un comentario