México sigue aumentando su dependencia alimentaria con Estados Unidos

Un estudio realizado por la firma Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA) refiere que en el primer trimestre del año las importaciones totales de México de trigo sumaron mil 302 millones de toneladas, 17.4 por ciento más de los mil 110 millones importados entre enero y marzo del 2016.

Y de ese volumen, un millón provino de Estados Unidos, un 56 por ciento más de las 639 mil toneladas que le compró México en el mismo periodo del año pasado.

El análisis -realizado con cifras del Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera- detalla que, en el mismo lapso, las compras totales de sorgo crecieron 32.5 por ciento, todas provenientes de la Unión Americana.

GCMA refiere también que las importaciones de arroz sumaron 288 mil toneladas, 29.3 por ciento más, y ese volumen Estados Unidos abasteció el 94 por ciento, 11 puntos porcentuales más que en el primer trimestre del 2016.

En febrero, NEGOCIOS publicó que, de acuerdo con especialistas, la seguridad agroalimentaria de México estaría en riesgo en caso de una guerra comercial con Estados Unidos, pues el consumo nacional de granos llega a depender en más de la mitad de lo que le provee este país.

Cifras del Gobierno federal indican que México es deficitario en estos insumos, pues sólo en trigo y sorgo cada año tiene que importar el 59 y el 14 por ciento de su consumo interno, respectivamente, en su mayoría de Estados Unidos.

Y en soya y arroz, el 85 y 75 por ciento, en ese orden, de todo lo que consumió el País el año pasado fue traído de Estados Unidos, mientras que en maíz y trigo proveyó el 37 por ciento.

Francisco Chapa Góngora, tesorero del Consejo Nacional Agropecuario, reprobó que el Gobierno siga sin implementar un programa urgente para elevar la agroproducción mexicana.

“Ya se los hemos comentado varias ocasiones a la Secretaría de Agricultura que, a como están las cosas con Estados Unidos, es urgente aplicar un programa agresivo para elevar la producción nacional de los granos que estamos importando, sobre todo de ese país, pero a la fecha no hemos visto nada.

“Es paradójico, por ejemplo, que teniendo México los rendimientos por hectárea más altos en trigo, que incluso Estados Unidos y Rusia, que son los principales productores, el Gobierno federal siga con los mismos programas de apoyos y no haga algo para que este cultivo detone”.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos estima que para el ciclo 2016/2017 la productividad promedio por hectárea en trigo en México alcanzará las 5.43 toneladas, casi una tonelada más que en el ciclo pasado. Para Estados Unidos y Rusia estimó un rendimiento de 3.54 y 2.69.

“Ha habido mucho ruido y pocas nueces, el Gobierno debe dejar los discursos y trabajar haciendo un programa rector en el que participen la Sagarpa, Sedesol y otras (Secretarías) invirtiendo buena parte de sus recursos en mejorar la infraestructura de riego en el sureste del País”, añadió Juan Carlos Anaya, director de GCMA.

“Allá hay mucha agua, pero no hay sistemas de riego; si se invierte en eso en unos tres años esa región estaría produciendo un 40 por ciento del total de maíz que importamos actualmente”. (MOISÉS RAMÍREZ. EL NORTE)

Deja un comentario