Sector agroalimentario, la carta fuerte de México en renegociación del TLCAN

El sector agroalimentario será una carta fuerte de México para equilibrar las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) y poner a Donald Trump contra las cuerdas, señalaron analistas.

México no estará solo en esta contienda, ya que sin proponérselo tiene aliados que buscan defender el TLCAN. Se trata de los agroindustriales estadunidenses, quienes se encuentran ejerciendo presión sobre el gobierno de Donald Trump para mantener el tratado, ya que el intercambio comercial de esta industria resulta rentable y atractivo para ambas naciones.

El comercio agroalimentario  entre México y Estados Unidos representa un mercado muy grande que alcanzó su mejor nivel en 2016, al sumar 42 mil 785 millones de dólares entre exportaciones e importaciones, representando un aumento de 5 por ciento respecto al año previo. Las exportaciones agroalimentarias que realizó México a Estados Unidos alcanzaron un valor de 24 mil 874 millones de dólares.

De esta forma, México alcanzó una participación del 58.1 por ciento del comercio total agroalimentario entre los dos países y obtuvo un superávit en la balanza comercial de seis mil 964 millones de dólares, un avance de 34 por ciento en relación con 2015, es decir, México acapara poco más de la mitad de este comercio y además obtiene un saldo favorable en la balanza, lo que representa una operación rentable para el país.

De 2013 a 2016, México registró un crecimiento sostenido en su superávit agroalimentario con Estados Unidos, al pasar de mil 085 millones de dólares, a los casi siete mil millones de dólares registrados el año pasado, lo que equivale a una Tasa Media de Crecimiento Anual (TMC) en los últimos cuatro años de 59.2 por ciento.

Al tratarse de un mercado de grandes proporciones y de una participación de mercado equilibrada entre México y Estados Unidos, los agroindustriales estadunidenses están preocupados sobre las posibles modificaciones que la administración de Donald Trump pudiera promover en el TLCAN para dicha industria.

Por ello, más de 130 empresas y organizaciones del sector agroalimentario en Estados Unidos pidieron a Trump ser tomados en cuenta en la renegociación del TLCAN, un acuerdo que ha resultado “clave” para ellos, puesto que les ha permitido expandir sus mercados y cuadruplicar sus exportaciones a México y Canadá.

“Es lo que le da balance a la negociación, el sector agropecuario es muy importante porque somos un gran mercado”, ha señalado el experto en comercio exterior, Luis de la Calle, quien también participó en las primeras negociaciones del TLCAN durante 1993.

En el hipotético caso de que el Tratado se cancele, aunque México vería afectaciones, Estados Unidos saldría muy golpeado, ya que automáticamente se aplicarían las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) con las que México pagaría un impuesto de 6.4 por ciento para entrar a Estados Unidos, mientras los productos de la unión americana pagarían 38.4 por ciento.

“Por esta razón todos los productores de Estados Unidos le mandaron una carta a Trump diciendo que el TLCAN como está les gusta mucho”, abundó el experto.

Maíz amarillo, el as de México. El maíz amarillo, producto que en la época prehispánica tuvo un papel importante para las culturas nativas de México, ahora volverá a cobrar relevancia y será una pieza fundamental para ejercer presión sobre Estados Unidos, ya que se trata del principal producto que la unión americana exporta a su vecino del sur.

Las ventas de maíz estadunidense a México ascendieron a los 2 mil 600 millones de dólares en 2016 y los agroindustriales de dicho país ya están preocupados ante la posibilidad de que México opte por comprar maíz, otras naciones como Argentina o Brasil, ante una posible cancelación del TLCAN.

El peligro de que Estados Unidos se quede  sin su principal importador de maíz sacudió a las comunidades agrícolas del Medio Oeste estadunidense, donde la producción de maíz es una parte esencial de la economía, zona a la que se le conoce como “el cinturón del maíz”.

“Si perdemos a México como cliente, será totalmente devastador para la agroeconomía”, dijo al diario The New York Times, Philip Gordon, quien cultiva maíz, soya y trigo en una propiedad de Saline, Michigan, que ha pertenecido a su familia desde hace 140 años. Gordon explicó que planeaba llamar a Trump a la Casa Blanca “y recordarle que necesitamos del comercio”.

“Él es un hombre de negocios”, dijo Gordon. “Entiende todo el apoyo que recibió de la comunidad agrícola”.

Otros productos clave. El valor de las exportaciones de cerveza mexicana destinada a los Estados Unidos también ha crecido significativamente en el marco del TLCAN. En 1993 el país exportó alrededor de 162 millones de dólares en cerveza a ese destino, por lo que fuimos el segundo proveedor, pero en 2016 les vendimos más de 3 mil millones de dólares, el 13 por ciento del valor de nuestras exportaciones agroalimentarias a ese país, y fuimos la principal fuente de abastecimiento, de acuerdo con un documento del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural, Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA).

Por otro lado, en 1993 México exportó aguacates a Estados Unidos por un valor de un poco más de un millón de dólares, por lo que fuimos, entonces, el tercer proveedor. En 2016, sin embargo, les vendimos 1.6 mil millones de dólares, el 7 por ciento de nuestras ventas agroalimentarias a ese país, y fuimos el principal origen de abastecimiento.

En 2016, el 94 por ciento del valor total de las importaciones de aguacate de nuestro vecino se vincularon a México. (ADRIÁN ARIAS. CRÓNICA)

+INFO: REGLAS DEL TLCAN “SON JUSTAS”, AFIRMA CALZADA

Un comentario

Deja un comentario