Venta de comida ultraprocesada creció 48% en América Latina en 13 años: FAO

En los países latinoamericanos se estima que la venta de productos ultraprocesados aumentó 48 por ciento en poco más de una década (2000-2013), por lo que la región se ubica en el cuarto lugar mundial en la venta de alimentos ultraprocesados con 129.6 kilográmos per cápita, alerta la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) en el Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2016.

La región concentra ya 16 por ciento de las ventas totales de alimentos ultraprocesados, lo que representa un crecimiento anual de 3.1 por ciento, es decir, por arriba del promedio mundial, de 2.8 por ciento.

El informe anual, que por primera ocasión se realizó en colaboración con las organizaciones Mundial de la Salud (OMS) y Panamericana de la Salud (OPS), destaca que pese a los avances en la atención a las deficiencias nutricionales de la población, aún subsiste el hambre, la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad, debido, entre otras causas, a la falta de acceso a una alimentación saludable, pues señala que existe un cambio en los patrones de alimentación.

Se observa en la región, agrega, una disminución de preparaciones culinarias tradicionales basadas en alimentos frescos y consumidas en el hogar, frente a una ingesta cada vez mayor de productos ultraprocesados con baja densidad de nutrientes pero con alto contenido de azúcares, sodio y grasas, lo que ha contribuido a la persistencia de la malnutrición en todas sus formas y a la disminución de la calidad de vida. Este esquema alimenticio, advierte, afecta más a la población en condición de pobreza.

En entrevista, Rocío Miranda Pérez, presidenta nacional de la Unión de la Fuerza Indígena y Campesina (UFIC) y experta en temas de alimentación y nutrición, destacó que la FAO y la OPS convocaron en Washington, Estados Unidos, a una reunión de expertos para analizar los desafíos en materia de alimentación y nutrición en los países latinoamericanos.

En el encuentro, al que asistió como especialista e integrante de la sociedad civil latinoamericana, se acordó realizar en septiembre próximo en El Salvador un simposium convocado por la FAO para revisar las condiciones de nutrición que enfrenta la población en pobreza y hacer recomendaciones a los Estados.

Se buscará, dijo, impulsar consultas en las que participen organizaciones sociales, las instituciones académicas y los gobiernos. Destacó que en América Latina y el Caribe, los pobres son quienes consumen menos proteínas y la fuente de energía calórica depende más de de carbohidratos, que es la dieta más barata.

Recordó que la región estableció una meta muy ambiciosa mediante la Iniciativa América Latina y el Caribe sin Hambre y el Plan para la Seguridad Alimentaria, la Nutrición y la Erradicación del Hambre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), con el que los Estados se comprometieron a eliminar el hambre en 2025, es decir, cinco años antes de lo establecido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

El informe de la FAO alerta que el mayor consumo de productos procesados y ultraprocesados con alto contenido de azúcar, grasas y sal están fuertemente asociados a una mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares (infarto y accidentes cerebrovasculares) y algunos tipos de cáncer, por lo que resulta urgente impulsar el consumo de una dieta más sana en toda la región. (LAURA POY SOLANO. LA JORNADA)

Deja un comentario