Crean mermelada de jitomate

Los hermanos Sánchez participaron en la 3a Expo Estatal de Economía Social que organizó el Inaes el viernes de la semana pasada en la Plaza de la Constitución de la capital, con la finalidad de promover la venta de jitomate de invernadero

Juana Sánchez Sánchez es parte de la empresa familiar La Providencia, la cual se dedica a la producción de jitomate en invernadero en San Cosme Xaloztoc y ahora innova con la preparación de una mermelada a base de esta fruta de amplio uso en la gastronomía mexicana.

En esta empresa participan hermanos y en fechas recientes se han integrado los sobrinos para fortalecer el emprendimiento que tuvo la mamá de la familia Sánchez Sánchez.

La Providencia participó en la 3a Expo Estatal de Economía Social que organizó el Instituto Nacional de la Economía Social (Inaes) el viernes de la semana pasada en la Plaza de la Constitución de la capital tlaxcalteca.

En entrevista con La Jornada de Oriente, Juana, de 30 años de edad, explica que La Providencia inició la producción de jitomate desde 1999 con la plantación de hortalizas en traspatio por parte de su mamá.

“De ahí fuimos creciendo, el gobierno ha apoyado la instalación de invernaderos, en 2014 recibimos un apoyo del Inaes para la ampliación del invernadero, nos asociamos las hermanas y mi mamá para hacer el grupo de mujeres. Ya tenemos 10 años cultivando jitomate y ahora el instituto nos ha impulsado para buscar el valor agregado del producto”, detalla Juana.

Es por ello que en la 3a Expo Estatal de Economía Social presentaron la mermelada con sabor picoso, menta, anís y albahaca a base de jitomate.

Cita que el jitomate de invernadero tiene mayor vida de anaquel; más sabor, textura y color, ya que la temperatura para su producción es controlada y no tiene lluvias ácidas ni metales pesados, pues es regado con agua de pozo y por eso a la gente le gusta.

“El jitomate que producimos y vendemos no es el que se puede comprar en el mercado, el cual cuando llegas a la casa medio kilo casi se te echó a perder, es por eso que se ha aceptado el jitomate que producimos. La gente ya conoce el producto, lo consume, se da la oportunidad de consumir y eso hace que regrese a adquirir el producto”, menciona con mucho orgullo.

La producción la colocan principalmente en San Cosme Xaloztoc, aunque han incursionado en los centros comerciales del estado, pero les ha dado mayor resultado venderlo en su municipio.

De la mermelada apenas fue el lanzamiento, apenas están en busca de mercado, pero tienen en mente introducirla en Tlaxcala capital y Apizaco.

Originalmente fueron seis mujeres las que iniciaron esta empresa con el apoyo del Inaes y ahora con la ampliación ya son entre 12 y 14 personas, todos son familiares, pues hasta los sobrinos están aprendiendo a cultivar el jitomate.

“Todas las socias tenemos nivel de licenciatura y cada que tenemos la oportunidad de capacitarnos, lo hacemos, ya sea por cuenta del Inaes o propia, necesitamos estar constantemente capacitadas para no tener pérdidas, esto es una micro empresa, necesitamos  tener las bases y el conocimiento, ir mejorando, siempre se aprende algo nuevo”.

Por ejemplo, Juana es ingeniero en Mecatrónica, aunque no desarrolla su carrera al 100 por ciento, “pero sí un porcentaje, ya que el sistema de riego está automatizado y buscamos alternativas de energía solar; si nosotros compráramos el servicio con un externo, nos saldría caro, eso se va ahorrando dentro de las capacidades de los socios”.

Una de sus hermanas es diseñadora textil, otra está por titularse en diseño de modas, un hermano es mecatrónico en nivel técnico y los demás integrantes estudian la preparatoria o la universidad.

“Todos nos apoyamos y cuando es una capacitación de Inaes, vamos al Instituto Politécnico Nacional (IPN) o a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para el desarrollo de capacidades administrativas o financieras”.

Entre los objetivos de la empresa está ampliar el área de producción y certificar los tres módulos que son de mil 200, mil y 500 metros cuadrados

“Una vez certificados vamos a solicitar apoyo para tener mayor extensión de cultivo. A la fecha producimos 45 toneladas de jitomate al año y quisiéramos que el gobierno apoye para un invernadero de una hectárea”.

En cuanto al precio del jitomate, refiere que el kilo es 4 o 5 pesos más caro que el que la gente encuentra en el mercado, pero eso se debe a que la semilla y los insumos que utilizan son de importación, lo cual hace que se eleve el costo del producto, aunado a la variación de la cotización del dólar frente al peso.

La ventaja que tienen es que ya aplican lombricomposta hecha en México y eso ayuda a que su precio sea más competitivo, además de que el jitomate de invernadero tiene mayor vida de anaquel y eso ayuda a las familias porque compra un kilo bien pesado, que no se echa a perder y que te va a nutrir, puntualiza. (http://www.lajornadadeoriente.com.mx)

Deja un comentario