Productores de café angustiados por bajos precios del aromático

Los caficultores de los principales países productores del aromático manifestaron su preocupación por los bajos precios internacionales del grano, lo que les impide solventar los altos costos de producción, por ello plantearon crear estrategias que les ayuden a preservar el sector.

Los caficultores expusieron su situación en el Primer Foro Mundial de Productores de Café, que concluye este miércoles en Medellín, Colombia, con una declaración que recogerá la iniciativa de los países centroamericanos para crear una asociación de este sector de la cadena productiva del café que defienda los intereses de millones de productores a nivel mundial.

En entrevista con Notimex, el dirigente cafetalero mexicano, Alfredo Moisés, quien es uno de los panelistas invitado a este foro, dijo que la angustia que viven los caficultores con el tema de los precios bajos es una situación que atenta contra la sostenibilidad del sector.

“Lo que estamos viendo en este foro, en donde se discute la sostenibilidad de la producción de café, es una angustia generalizada por los precios que no están solventando los costos de producción”, comentó el dirigente mexicano.

Según Moisés, el costo del café es un dólar con 90 centavos la libra y el productor solo recibe un dólar con 30 centavos, lo que hace imposible sostener el negocio si la tendencia se mantiene.

Los bajos precios del grano a nivel internacional, los efectos del cambio climático, la baja en la producción de café en muchos de los países y la renovación en las plantaciones, así como el hongo de la roya que afecta lo cultivos, son factores que atentan contra la sostenibilidad del sector cafetero, alertó.

Uno de los retos que tienen los países cuficultores es recuperar el nivel de la producción del grano y resolver de forma urgente los precios, ya que los más afectados en toda la cadena productiva son los productores.

Moisés consideró que un precio sostenible en las condiciones actuales es de un dólar con 90 centavos la libra de café para el caficultor, y con este precio se pueden garantizar ingresos más dignos para los trabajadores de las fincas.

“El negocio del café es un ganar-ganar entre los productores y los industriales. El precio del café cuando baja para el productor, siempre sube para el industrial. Los industriales nunca bajan y esto lo que hace es que se crea una brecha muy grande entre el productor y el consumidor final”, expuso.

Moisés prevé que en este foro mundial de los productores de café se llegue a una solución que ayude a la supervivencia de los pequeños y grandes caficultores. Los países de Centroamérica, Perú y México tiene un grupo de trabajo que busca alternativas para resolver el tema los bajos precios del café y otras situaciones que afectan a los productores del aromático.

En los diferentes debates que se desarrollan en el foro de Medellín se analiza la propuesta centroamericana para crear una Asociación de Productores de Café que defienda los intereses de este sector de la cadena productiva, que es vital en las economías de sus respectivas naciones.

Moisés recordó que Centroamérica, México y Perú, representan en conjunto el 30 por ciento del mercado mundial del café, pero con un elemento importante, es que este grupo “produce café de alta calidad”.

El foro en Medellín reúne por primera vez a unos 500 representantes de países cultivadores de café que buscan alternativas para mejorar la redistribución de los ingresos entre los productores, el “eslabón más débil”.

Según la Organización Internacional del Café (OIC), alrededor de 25 millones de hogares y 125 millones de personas, en su mayoría pequeños agricultores, viven de la producción de café en los países en desarrollo de África, Asia y América Latina.

Productores de café proponen plan de acción ante bajos precios

El Congreso Mundial de Productores de Café acordó hoy trabajar con todos los agentes de la cadena global del grano y con el apoyo de la Organización Internacional del Café (OIC), en la elaboración de un plan de acción para afrontar problemas como los bajos precios al productor.

El plan también debe permitir reaccionar a la “excesiva volatilidad, quedando la mayor fracción del valor de la cadena en los eslabones siguientes, adaptación al cambio climático, escasez de mano de obra y dificultad en el empalme generacional, y condiciones sociales precarias de los productores”.

El plan deberá definir los objetivos a alcanzar, el horizonte de tiempo para lograrlo, y la financiación requerida, señaló la Declaración de Medellín, refrendada por unanimidad en el congreso.

Acordaron “gestionar al más alto nivel con representantes de la industria, de los donantes y la cooperación internacional, de los organismos multilaterales y gobiernos nacionales y locales, un compromiso de corresponsabilidad para sacar adelante este Plan de Acción y contar con los recursos financieros para poderlo ejecutar”.

Como punto de partida del proyecto, y “con base en los insumos del primer Foro Mundial de Productores de Café, se elaborará un estudio con una entidad independiente que analice el comportamiento de los precios del café en los últimos 40 años”.

Además se debe analizar “el comportamiento de los costos de producción en este mismo período, y la correlación entre los dos. El estudio analizará si las cotizaciones internacionales del café, tanto de la bolsa de Nueva York como la de Londres, reflejan la realidad del mercado físico, y presente alternativas de solución a las problemáticas planteadas en el foro”.

La declaración definió conformar “un Comité para el desarrollo de las acciones a seguir, conformado por (2) representantes de asociaciones de productores de los países africanos, (2) de México, centroamericanos y del Caribe, (2 ) suramericanos y (2) asiáticos, y al menos un representante de la industria de cada una de las siguientes regiones: Norteamérica, Europa y Asia”.

Centroamérica propone asociación de productores de café

Los gobiernos de Honduras, El Salvador y Costa Rica propusieron hoy crear una asociación de productores de café para defender precios justos.

La propuesta en el I Foro Mundial de Productores de Café, que se realiza en Medellín, Colombia, fue realizada por el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, la cual fue respaldada por el mandatario de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, y el vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz.

“Necesitamos justicia y mercado justo” ya que la iniciativa es “un esfuerzo legítimo, justo, de organizarnos para poder defender nuestros propios intereses, y eso hoy es más válido que nunca, no solamente por razones de precio, sino por los efectos del cambio del clima que estamos experimentando”, dijo Hernández.

Señaló que el café para Honduras es un asunto estratégico porque es un tema “estratégico, es un tema de movilidad social, es un tema de crecimiento económico y aplaudo esta iniciativa pero creo que debe comenzar hoy una nueva etapa”.

Insistió ante este foro económico del sector, que los productores de café “deberíamos promover que los consumidores en los grandes mercados se den cuenta, en primer lugar, cuánto le queda del valor de una taza de café al productor, ese es el tema”.

El mandatario reiteró que después del costo final de una taza de café, lo que le queda al productor es mínimo e injusto y esto no lo reconoce el resto de la cadena del mercado. El productor de café debe “ganar bien y justo”.

Recordó que Honduras se ha convertido en el primer exportador de café de Centroamérica y el quinto a nivel mundial y anotó que la actividad cafetalera en su país está en manos de 100 mil familias, de ellas el 90 por ciento son pequeños productores.

El vicepresidente de El Salvador sostuvo, por su parte, que se identifica plenamente con el mandatario de Honduras, de defender precios justos para los productores.

Para el vicepresidente Ortiz, “si el productor está bien la caficultura será sostenible y para ello tiene que tener un mejor entorno y una cadena coherente”. El funcionario de El Salvador llamó a seguir trabajando por una una caficultura “fuerte y sostenible” porque la clave es entender que el café “es historia, tradición e identidad (…) hagamos un pacto para defender la caficultura”.

El presidente de Costa Rica también se sumó a la propuesta de la defensa de los intereses de los productores del grano, que en su país juegan un papel preponderante para su economía si se tiene en cuenta que de cinco millones de habitantes, 42 mil familias están vinculadas a la caficultura.

El 97 por ciento de los caficultores en Costa Rica son pequeños productores y es un sector que mueve la estructura económica y social desde el siglo XIX.

El café “representa la vida misma de miles de trabajadores”, apuntó el presidente costarricense e insistió que el tema es garantizar la sostenibilidad cafetera y la estabilidad para los pequeños productores con nuevas estrategias de mercado y con nuevo valor. (Notimex)

Deja un comentario