Abundante pesca de escama en Comondú

La pesca ribereña en las costas de Bahía Magdalena hasta San Juanico registra de una de las mejores temporadas de los últimos años, con mareas de hasta una tonelada de producto por lancha y con solo unas cuantas horas en el agua, según dieron a conocer los dirigentes cooperativistas de esa región del Pacífico sudpeninsular, Florencio Aguilar, Humberto Arias y Luis Camacho.

Las especies más abundantes son pierna, sierra, garropa, lenguado y curvina, con precios en playa de hasta 110 pesos la primera y 60 la segunda, una tendencia a la baja derivado de la abundancia de producto, y con amplias expectativas de que esta situación mejore en los próximos días, cuando inicie la temporada de jurel que en este año se ha retrasado un par de semanas.

Aunque no se sabe con certeza cuál o cuáles con los factores que han favorecido la abundancia de escama, los pescadores lo atribuyen a un aumento en la temperatura del agua registrado desde finales de mayo y que permaneció hasta hace una semana, cuando llegó una corriente fría que hizo alejarse a las corridas de peces de las zonas de captura.

Aun así, el saldo es altamente favorable y es la mejor temporada de los últimos tiempos, con solo algunas breves interrupciones a causa de oleaje, brisa o mal tiempo; ha sido tan buena, que algunas lanchas salen a marea a las 6 de la mañana y regresan a las 9 con una tonelada de producto.

Pese a lo anterior, hay incertidumbre y preocupación entre los pescadores ribereños debido a que el 1 de agosto inicia la pesquería de tiburón y la autoridad no ha dado a conocer aun cuáles serán las artes de pesca permitidas, una vez que en esta fecha termina la veda en el golfo de Ulloa, con la que se prohibió el uso de redes a fin de comprobar a los ambientalistas que no eran los ribereños los causantes de la mortandad de caguama amarilla de la especie Caretta caretta, como finalmente se demostró en los hechos.

Y es que la pesquería de tiburón es una de las más importantes para los habitantes de la región, actividad que se ha realizado desde tiempos remotos, incluso desde el nacimiento de las mismas comunidades, y cuya relevancia no es solo de carácter económico sino de sobrevivencia para miles de familias que consumen este producto, mismo que se sala para posteriormente venderse en seco ofreciendo una de las proteínas más baratas y más saludables del mercado local y nacional. (ELÍAS MEDINA P. EL SUDCALIFORNIANO)

Deja un comentario