Politécnicos crean prototipos para cuidar la salud y monitorear el campo

El club de robótica Steel Crushers Robots, integrado por estudiantes de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica en Zacatenco (ESIME) del IPN, desarrolló un reloj medidor de ritmo cardiaco y un dron de alta tecnología que podría monitorear, en tiempo real, los campos de cultivo mexicanos. En un comunicado, se precisó que el objetivo es ofrecer a la población una línea de artefactos que puedan brindar servicios básicos de salud a personas que vivan en lugares vulnerables o de difícil acceso. La utilidad que se le pueda dar a estos prototipos es de notable importancia para los politécnicos.

Por el dron, existe interés de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para que detecte zonas vulnerables en regiones del campo mexicano y se apliquen estrategias de cultivo a partir de la observación aérea. En el caso del reloj, se consideró que al ser primordial para pacientes con afecciones cardiacas, verificar y controlar el riesgo vascular para la prevención de infartos al miocardio o accidentes cerebro-vasculares, los politécnicos idearon la forma de monitorear constantemente el ritmo cardiaco. De esta manera, se explicó, se pueden vislumbrar las primeras situaciones de taquicardia o bradicardias, que pueden conllevar a desenlaces fatales. “Yolotzín” (pequeño corazón en su significado en náhuatl) es un dispositivo que José Eduardo Cruces Márquez, Manuel Alejandro Enríquez Rocha, Juan Guillermo Salinas Galicia y Julio Alberto López Amaya, de la ESIME, Unidad Zacatenco, desarrollaron para colocarlo en la muñeca de los enfermos, con la finalidad de registrar signos vitales de manera local y remota. Los politécnicos, quienes construyeron este dispositivo para la materia de Control de Procesos, colocaron un grupo de sensores que se conectan a un cerebro, que procesa la información y arroja resultados inmediatos en la pantalla de cristal líquido (LCD).

Este desarrollo también es capaz de enviar la información obtenida por los sensores hacia dispositivos móviles con plataforma Android, por medio de Bluetooth. Por otra parte, los estudiantes también programaron a “Quetzalcóatl”, un dron de competencia capaz de completar una serie de vueltas sobre una ruta marcada con una línea negra sobre un fondo blanco de manera autónoma. Se informó que para su desarrollo complementaron sus conocimientos en Control y Automatización, Comunicaciones y Electrónica, con algunos asesores de la Unidad Mixta Internacional (UMI), del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN). Con esta asesoría lograron un dron con una programación, electrónica y mecánica tan robusta, como los que se desarrolla en otros países del mundo. Finalmente, cabe señalar que ambos prototipos fueron probados en el pasado RobotChallenge 2017, evento realizado por primera vez en China, donde se obtuvieron medallas de plata y bronce en el llamado Estilo Libre (Free Style) y Carrera de drones (Air Racing), respectivamente, retos con los que demostraron la excelencia académica del IPN.
(20 Minutos)

Deja un comentario