Preocupa a especialistas importante índice de desempleo en el campo

Derivado de los recortes presupuestales para los programas sociales que se autorizaron para el presente año, como el Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria (PESA), se ha registrado la cancelación de esquemas productivos colectivos, lo cual impacta directamente en el rubro de la autosuficiencia alimentaria.

Los profesores-investigadores del Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo Sustentable (CEDeS) y la Facultad de Economía de la máxima casa de estudios de la entidad, Freddy Torres Oregón y Liliana Rendón Rojas, sostienen en su trabajo: Proyecto Estratégico de Seguridad Alimentaria ante el recorte presupuestal del proyecto de Egresos de la Federación 2017” que los esquemas diseñados por el Estado mexicano se han constituido en “paliativos necesarios”.

Los especialistas, agregaron que por su carácter asistencial los programas están sujetos a los vaivenes de los recursos presupuestados anualmente dentro del Proyecto de Egresos (PEF), lo que implica que ante un recorte de éste los beneficiarios resultan afectados.

Precisaron que en el ámbito federal sobresalen los programas alimentarios: Prospera (antes Oportunidades), Cruzada Nacional contra el Hambre (SINHAMBRE), Abasto de Leche (Liconsa) y las estancias infantiles, entre otros.

De esta forma, los especialistas lamentaron que ante dicho panorama, parte de la población en las zonas rurales decida adherirse a la delincuencia organizada y narcotráfico, como una estrategia de sobrevivencia.

En México, sostienen, entre los factores que han contribuido a acelerar dicho proceso, se encuentran los altos índices de desempleo en el campo, bajos ingresos y precariedad de las condiciones laborales.

Finalmente, externaron que la mayor densidad de cultivos de droga se registra en las entidades de: Chihuahua, Durango, Sinaloa, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y, en ocasiones, en el Estado de México. (SANDRA HERNÁNDEZ CHÁVEZ. EL SOL DE TOLUCA)

Deja un comentario