México asume principios globales a favor de la pesca rentable y sustentable

En la ceremonia de recepción para representantes de 15 países de América Latina, el Caribe y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), participantes de la “Iniciativa Global Crecimiento Azul”, el titular de la SAGARPA aseguró que el propósito de esta reunión es “hacer producir, pero también cuidar”, acciones que adquieren mayor trascendencia si las hacemos en conjunto.

Refirió que el Gobierno de México protege los recursos naturales y, como ejemplo, destacó el Decreto por el que se conforma el Parque Nacional Revillagigedo, la zona de protección marina más grande del continente americano, la cual comprende 14 millones de hectáreas en las islas Revillagigedo, a fin de cuidar el recurso en beneficio de todos.

Destacó que en el país existen más de 300 mil personas que se dedican a la pesca y, actualmente, se tiene un sector que se ha cuidado en los últimos años, con un crecimiento en valor productivo del 15 por ciento anual.

La acuacultura en México representa el 60 por ciento del valor de producción y 40 por ciento del volumen, con una labor permanente de la SAGARPA, a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), en el fomento de esta actividad productiva, la mayoría enfocada a pequeños productores y productoras, puntualizó.

Por todo esto, dijo, celebramos que México sea sede de los trabajos regionales para tomar acuerdos en conjunto y compartir experiencias, a efecto de avanzar mejor, conocedores de los retos globales en el ámbito de la producción de alimentos nutritivos.

A su vez, el subdirector general de Pesca y Acuacultura de la FAO, Arni Mathiesen, agradeció al gobierno de México por hospedar la reunión ya que, señaló, el país siempre ha sido un socio clave de la FAO. “Esta cercana colaboración es mucho más crucial ahora que buscamos lograr los objetivos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible”.

“El enfoque de la Iniciativa Global de Crecimiento Azul es guiado por la sostenibilidad ambiental y pone un gran énfasis en los beneficios sociales y económicos que pueden fortalecer a las comunidades vulnerables, además de que provee un marco para planear y conseguir el objetivo 14 de la agenda 2030: conservar y utilizar los océanos de forma sostenible”, afirmó Mathiesen.

Agregó que esta reunión es una oportunidad para testificar el inicio de una “nueva economía azul” que mejore el capital acuático de la región, para lo que la FAO está lista en acompañar a los países en sus esfuerzos.

“Estoy seguro que en esta reunión se lograrán los objetivos para identificar las áreas de acción para incrementar la contribución de la pesca y la acuacultura sostenible, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza”, enfatizó.

Por su parte, el titular de CONAPESCA, Mario Aguilar Sánchez, aseveró que la pesca y la acuacultura son actividades fundamentales para el desarrollo regional, que permiten generar recursos económicos para pescadores y acuacultores, además de contribuir, de manera importante, a la seguridad alimentaria en los países de América Latina y El Caribe.

Resaltó que la pesca y la acuacultura aseguran la provisión de uno de los alimentos de mayor calidad nutricional y beneficios para la salud, que está disponible para la población, tanto de Latinoamérica como de todo el mundo.

Afirmó que “los mares son una zona de producción, desarrollo económico y como la OCDE ha llamado, la próxima frontera de desarrollo”.

De ahí la trascendencia de cuidar a los mares, propiciar sustentabilidad, combatir la pesca ilegal, y dar valor agregado a los productos pesqueros y acuícolas con el propósito de lograr el aprovechamiento de nuestros mares para el beneficio de la gente”.

En su oportunidad, el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Embajador Miguel Ruiz Cabañas, resaltó el importante trabajo que se realiza para lograr una explotación racional y sustentable de la pesca y los recursos naturales, con el propósito de que las futuras generaciones aprovechen también estos recursos alimenticios.

Indicó que alrededor de cuatro mil 300 millones de seres humanos dependen de las pesquerías y en un futuro próximo la acuacultura será una opción para lograr el acceso de alimentos con alto valor nutricional en el mundo.

La acuicultura a nivel mundial es el sector productivo con mayor crecimiento en el mundo, ya desde 2011 el sector superó en tasa de crecimiento a la ganadería de bovinos, afirmó Alejandro Flores Nava, Oficial Regional de Pesca y Acuacultura de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), durante en la Reunión Internacional  de Alto Nivel sobre la Iniciativa Global “Crecimiento Azul” para América Latina y el Caribe, organizada por la FAO y CONAPESCA, que se realiza en esta ciudad.

A pesar de que a nivel mundial América Latina y el Caribe es la región que menos consume productos marinos y acuícolas con un promedio de 7 kilogramos por persona al año, la producción ya ha alcanzado los 11 millones de toneladas de pesca y tres millones de toneladas respecto a la acuacultura, expuso Flores Nava.

“El nivel de consumo recomendado por la Organización Mundial de Salud, es de 12 kilos por persona al año, es algo que ya ha alcanzado México, Guyana, Perú, Panamá y Brasil”, afirmó el Oficial Regional de Pesca y Acuacultura de FAO.

Al respecto, el Comisionado Nacional de Acuacultura y Pesca, Mario Aguilar Sánchez, destacó los elementos fundamentales que por sí mismos justificarían cualquier campaña de promoción al consumo, como es el caso del alto valor nutricional de los pescados y mariscos, que aportan múltiples beneficios a la salud de los consumidores.

Uno de ellas, de acuerdo con especialistas, -dijo- es que en la población general adulta el consumo de pescado reduce el riesgo de muerte por cardiopatía, asimismo, cuando se comparan los beneficios que tienen que ver con el consumo en mujeres en edad fértil, se constata que la ingesta materna de pescado reduce el riesgo de deficiencias del desarrollo neurológico en comparación con mujeres que no lo consumen. La nutrición infantil es otro factor de relevancia, apuntó.

Entre los países de Latinoamérica, México es ejemplo por su esfuerzo en el incremento de consumo de pescado, destacó Graciela Pereira, directora ejecutiva de INFOPESCA durante su exposición.

En su intervención ante representantes de países de América Latina y el Caribe, presentó un análisis sobre el consumo y mercado de productos de la pesca y la acuacultura que a nivel mundial es de 21 kilogramos por persona al año, en tanto que en México se logró un incremento de más de tres kilos en solo 3 años, al pasar de 8.9 a 12.6 kilos.

Señaló que los factores que pueden contribuir a un aumento en el consumo de pescado son el desarrollo del transporte que facilite su distribución; sistemas de producción con tecnología actualizada y estrategias para estimular la ingesta de estos productos en países de América Latina, fomentar el comercio justo a precios accesibles, de pescados y mariscos de la región, identificando si son de pesca o de acuacultura, entre otros, como lo ha hecho México, marcando la pauta a seguir. (COMUNICADO DE PRENSA CONJUNTO SAGARPA-FAO)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s