Huertos y jardines urbanos, un respiro para la ciudad

A pocos metros de la avenida Aroma, la terraza de la casa de Sonia Quispe se distingue del paisaje urbano por el verdor de sus plantas.

Este jardín tan singular tiene más de 100 macetas de todo tamaño. Unas están colgadas y otras sobre la terraza de una construcción de tres pisos.

“Ésta es mi vida, mi oxígeno en medio de todo esto que vivimos, de tanto alboroto y contaminación”, anuncia con alegría Sonia, desde la terraza.

En ella se encuentran flores, plantas y especies aromáticas. Cuando tuvo que trasladarse a la ciudad, Sonia decidió construir un jardín sobre los pisos de su casa y en cada rincón posible. Afirma que armar un jardín o un huerto en cualquier edificio o casa del eje urbano es posible con paciencia y voluntad.

Como este ejemplo existen más en Cochabamba. Actualmente, barrios, escuelas y familias cultivan huertos y jardines urbanos para mejorar su alimentación y generar un respiro al medio ambiente y la contaminación atmosférica que se sufre a diario.

“Tener un jardín o huerto viviendo en la ciudad es posible, en las casas, en una extensión de un metro cuadrado, se pueden cosechar varias especies sin problema”, señaló el ingeniero medioambiental Rodrigo Meruvia.

En el barrio Villa Esperanza, una zona árida y con escasas áreas verdes, Zenovia Cotijiri Huayta armó su huerto con restos de bañadores usados y botellas recicladas.

“En medio de todo el cemento puse mis macetas de brócoli, lechuga, hierbas y otros”, explicó.

Sus vecinos observaron con curiosidad la cosecha de Zenovia y en poco tiempo replicaron sus huertos en sus propios hogares. “Esto significó un ahorro para mí porque entre tanto gasto, tener tu propio alimento es significativo”, apuntó Zenobia.

La Fundación Alerta Verde consiguió la implementación de 400 huertos familiares, denominados “El huerto pie cuadrado”, de una extensión de 1,20 metro por 1,20. En estos se dividen 16 cuadriculas destinadas para un cultivo diferente.

El proyecto comenzó con las cooperativas de mujeres albañiles en la zona sur de la ciudad, actualmente se extendió hacia el centro y norte de la ciudad, donde incluso sobre pavimento se consolidaron huertos.

“Hay muchas posibilidades para estos espacios, además es algo que cada vez se vuelve más urgente, porque la población de la ciudad crece rápidamente y las áreas verdes se reducen y se empiezan a importar alimentos de otros países, si nos organizamos podemos abastecer la demanda”, dijo el director de la fundación, Arnorld Brouwer.

El presidente de la Organización de Inquilinos de Cochabamba (Oinco), Aniceto Arce, identificó los huertos urbanos como espacios óptimos para quienes se encuentran en departamentos y en casas alquiladas.

“El tener que pagar un alquiler cada mes es un gran gasto, entonces el contar con un huerto genera un ahorro a cada familia”, argumentó.

Oinco promovió la gestión de huertos verticales y horizontales en departamentos y casas, los asociados presentaron un proyecto de un condominio ecológico.

Actualmente cuentan con un huerto en la zona de ex-Cordeco, en el centro de la ciudad.

El voluntario de la Fundación Abril Óscar Olivera manifestó que, a la fecha, se gestionó la implementación de huertos urbanos en más de 10 unidades educativas en el departamento de Cochabamba.

“Difundir esto en los niños es lograr en ellos una actitud frente al cambio climático y también como un aprendizaje a producir sus propios alimentos sanos”, aseguró. (http://www.lostiempos.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s