Canadá aprueba el consumo de arroz dorado, transgénico biofortificado en pro-vitamina A

Canadá se convierte en el tercer país, después de Australia y Nueva Zelanda, en aprobar el consumo de arroz dorado, una variedad transgénica alta en betacaroteno. Esto además de evitar problemas futuros por presencia de esta variedad de arroz en alimentos importados, apoya la inocuidad de un cultivo con fines humanitarios que puede combatir la ceguera infantil y millones de muertes anuales por deficiencia crónica de betacaroteno en países de Asia altamente dependiente del arroz en sus dietas.

En 2017, Health Canada (la entidad gubernamental regulatoria encargada de la salud pública en Canadá) recibió una solicitud para permitir la venta de una variedad de arroz genéticamente modificado (GM), alto en betacaroteno (o pro-vitamina A) conocido técnicamente como “evento GR2E”, o popularmente como “arroz dorado”. Esta variedad de arroz GM con mayores niveles de betacaroteno está destinada a ser vendida en países donde las dietas son típicamente bajas en vitamina A. El arroz GR2E ha sido desarrollado para ser cultivado comercialmente en las principales regiones productoras de arroz, principalmente en Asia. El Instituto Internacional de Investigación del Arroz (IRRI) ha indicado que este producto no está destinado a ser vendido en Canadá en este momento.

Para determinar si esta variedad de arroz podría venderse en Canadá, los científicos de Health Canada realizaron una evaluación científica que aseguró que el arroz GR2E es seguro, que el aumento de los niveles de provitamina A no representaba ningún riesgo para los consumidores canadienses, y que todavía tenía su valor nutricional. Los científicos de la agencia regulatoria también necesitaban evaluar cómo se desarrolló el arroz GR2E y si podría ser tóxico o causar reacciones alérgicas. La capacidad del arroz GR2E para ayudar a la deficiencia de vitamina A en las poblaciones afectadas no se evaluó.

Los científicos con experiencia en biología molecular, microbiología, toxicología, química y nutrición llevaron a cabo un análisis exhaustivo de los datos y protocolos proporcionados por el solicitante para garantizar la validez de los resultados.

Luego de esta evaluación, se determinó que los cambios genéticos realizados en esta variedad de arroz no representaban un riesgo mayor para la salud humana que las variedades de arroz actualmente disponibles en el mercado canadiense. Además, Health Canada también llegó a la conclusión de que GR2E no tendría ningún impacto sobre las alergias, y que no había diferencias en el valor nutricional de GR2E en comparación con otras variedades de arroz tradicionales disponibles a excepción de los niveles elevados de provitamina A.

La evaluación de GR2E realizada por Health Canada se realizó de acuerdo con las Directrices para la evaluación de la seguridad de nuevos alimentos. El enfoque adoptado por Health Canada en la evaluación de inocuidad de los alimentos modificados genéticamente se basa en principios científicos elaborados mediante consultas internacionales de expertos en los últimos 20 años con organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura ( FAO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El enfoque adoptado por Canadá se aplica actualmente por las agencias reguladoras de todo el mundo en países como la Unión Europea, Australia / Nueva Zelanda, Japón y los Estados Unidos.

Un cultivo humanitario

El arroz dorado, probablemente uno de los cultivos transgénicos más famosos y a la vez polémicos, fue modificado genéticamente tras insertarse un gen bacteriano y otro del maíz con la finalidad de aumentar los niveles de provitamina A en el endospermo del grano de arroz (que naturalmente carece de este nutriente).

La línea modificada que ha mostrado mayor biofortificación y rendimiento agronómico, conocida como GR2E, tiene el potencial de mitigar la deficiencia de vitamina A (que sufren más de 250 millones de niños en el mundo) en países en desarrollo, especialmente de Asia, donde muchas personas se alimentan casi exclusivamente de arroz, el cual al carecer de vitamina A, termina produciendo ceguera en cerca de 500 mil niños menores de 5 años y millones de muertes anualmente.

A pesar de ser un cultivo con potencial humanitario, ha enfrentado oposición de grupos ambientalistas y políticos, quienes en más de una ocasión han llegado a vandalizar campos experimentales de investigación y organizar boicots políticos para impedir su aprobación en países asiáticos. Sin embargo, la comunidad científica ha defendido la inocuidad y potencial de este arroz en documentos públicos, llegando incluso a una declaración en común firmada por más de 130 premios nobeles en 2016.

Esta importante aprobación de consumo llevada a cabo a poco menos de 3 meses después de Australia y Nueva Zelanda, no solo evita problemas a futuro por importación de alimentos que contengan arroz dorado en su elaboración, sino que se logra en un escenario donde la aprobación comercial para cultivar el arroz dorado es cercana e inminente en países como Filipinas, Bangladesh y China; países donde además de investigar y desarrollar este cultivo, su cosecha les permitiría grandes beneficios para combatir la desnutrición por vitamina A. (Mundo Agropecuario)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s