Premian en Puebla tecnificación de riego, humedales y cuidado del agua

Lino Ramiro Cardoso Cardoso es originario del municipio de Tehuitzingo, ubicado en la región baja de la Mixteca poblana. Él, igual que otros 200 productores de campo, se verá beneficiado por la tecnificación del riego en sus parcelas mediante el sifoneo y entubamiento, lo que permitirá incrementar su producción hasta 40 por ciento.

“Nuestras tierras pueden producir hasta tres veces al año con el apoyo necesario. Nosotros sembramos maíz, cacahuate, frijol, calabazas, sandía, cebolla y papaya. Contamos con una presa de almacenamiento para poder regar 200 hectáreas con un sistema de encharcamiento, pero ahora se modificó el sistema y con el sifoneo se pueden beneficiar 400 hectáreas, es decir, el doble”, relata Ramiro Cardoso para la Agencia Informativa Conacyt.

Las parcelas del señor Cardoso, al igual que otros productores, se abastecían de agua de la presa de almacenamiento Boqueroncitos. La forma de operar consistía en liberar el líquido para que se encharcara en los surcos y así por la acción de filtración mantener húmedos los cultivos.

Fue a partir de 2017 que apostaron por tecnificar el sistema de riego que contempla la succión y ahorro de energía ya que todo el proceso es por gravedad, es decir, se introduce tubería que a través de la succión permite que el agua baje para fines de riego.

El productor detalló que el proyecto implica un ahorro en el gasto de agua, al señalar que si hay líquido para 200 hectáreas en la presa mediante la técnica del encharcamiento, con una tecnificación se pueden regar hasta 400 hectáreas.

“Se trabajó con un sifón en la presa, en México es el primero que se instala en un vaso de almacenamiento y eso evita pérdidas de volumen de agua y presión. En cuanto a la relación parcelaria, tienen 200 hectáreas para regar con tipo rodado, pero utilizando el sistema de regado por goteo se puede llevar agua hasta a 400 hectáreas, ampliando la producción de 35 a 40 por ciento en una misma hectárea, gracias a un riego más puntual que puede ser por goteo o aspersión”, añadió el ingeniero Martín Herrera Roldán, quien participó como asesor de los productores para esta tecnificación.

Martín Herrera destacó que esta es la primera vez que se instala este sistema de riego en el estado y beneficia en su primera etapa a 120 productores, gracias al programa de Modernización y Tecnificación de Riego Agrícola 2017, pero se espera que los beneficios alcancen a 200 productores de Tehuitzingo, Puebla.

Gracias a esta tecnificación del sistema de riego y ahorro de agua, el representante de los ejidatarios de esta comunidad de productores, Lino Ramiro Cardoso, recibió la presea Tláloc al mérito hídrico, entregado por autoridades municipales y estatales, así como por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Presea Tláloc al mérito hídrico

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el ingeniero Alberto Jiménez Merino, delegado en Puebla de la Conagua, señaló que esta presea, otorgada en el marco del Día Internacional del Agua, tiene el objetivo de reconocer el trabajo de ciudadanos, instituciones y empresas que en los últimos cinco años realizaron una aportación importante o innovación en el sector hídrico.

Se reconocieron así con 12 preseas y 11 diplomas a ciudadanos, organismos e instituciones que fortalecen la cultura y el cuidado del agua. Asimismo, se tomó protesta a la Red Estatal de Guardianes Voluntarios del Agua, que tiene como finalidad fortalecer la cultura del agua, su cuidado, manejo y fortalecimiento de la gestión y vigilancia en el sector hídrico.

La red está integrada por representantes de carácter regional y municipal de todo el estado para poder recabar la información en momento real sobre la situación del sector hídrico y apoyar en las labores de monitoreo y reportes de fugas.

“Lo que hacemos es premiar el esfuerzo disperso que muchas veces no se reconoce porque no se conoce y, por lo tanto, no se socializa y por eso ahora buscamos dar a conocer su labor. Los criterios que tomamos en cuenta se enfocaron en el impacto de la aportación y todos los premiados fueron propuestos por las organizaciones civiles”, añadió Jiménez Merino.

Otros de los galardonados fueron el doctor Enrique Navarro, de la Universidad Tecnológica de Izúcar de Matamoros, quien desarrolló un modelo de humedal construido para el tratamiento de aguas residuales, pensado para pequeñas comunidades.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Navarro explicó que los sistemas humedales son formas naturales de purificación de agua que sustentan su acción en las comunidades de bacterias que hay en las raíces de las plantas y en la grava que constituye este método acuático construido.

“En México, hay alrededor de poco más de 70 sistemas de humedales, pero hay otros combinados con distintas formas de purificación, los cuales en conjunto tratan el uno por ciento del agua en el país, por eso la importancia de difundir esta forma económica de tratar el agua que pueden hacer las comunidades de cualquier parte del país a bajo costo”.

Explicó que un humedal se puede construir en un espacio de hasta uno a dos metros cuadrados por persona y se utiliza una gran variedad de plantas, incluso ornamentales como el alcatraz, para tratar el agua. Entre las más comunes destacó el carrizo (Phragmites australis) y el tule (Typha latifolia).

Una vez que el agua es tratada por un humedal, esta puede ser utilizada para riego, e incluso si se le da una limpieza terciaria, se puede devolver a los cauces de los ríos para reducir el impacto contaminante, añadió el doctor Navarro.

Plan de acción para cinco años

El ingeniero Alberto Jiménez Merino destacó que en el estado de Puebla el abasto de agua ha disminuido en los últimos 10 años un 20 por ciento, y refirió que algunos de los acuíferos más afectados han sido los ubicados en los municipios de Tecamachalco y Libres.

Para atacar este problema, el funcionario indicó que este año inicia un plan para fortalecer estos acuíferos, además de acciones de saneamiento que incluyen el aprovechamiento de la mitad de 160 plantas de tratamiento de agua que hay en el estado y que no están funcionando actualmente.

Como parte de este proyecto de fortalecimiento hídrico, abasto y saneamiento se invertirán mil millones de pesos, de los cuales 460 aportará el gobierno federal y el resto los gobiernos local y municipal.

“Integramos un plan de saneamiento de las cuencas, empezando por la parte alta, rehabilitación de la infraestructura construida, ampliación y modernización de colectores marginales al río Atoyac, además de la construcción de plantas de tratamiento para limpiar el agua. Es un plan programado para realizarse en cinco años y empezará este 2018”, concluyó el delegado de la Conagua en Puebla. (DALIA PATIÑO GONZÁLEZ. AGENCIA INFORMATIVA CONACyT)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s