Árbol de Argán protegido por la UNESCO

El argán es un árbol originario de Marruecos, puede vivir más de 200 años, su tronco es rugoso y sus ramas están provistas de espinas, es capaz de resistir temperaturas de hasta 50 grados centígrados, sus raíces representan 5 veces su parte visible, desde 1998 se encuentra protegido por la UNESCO porque está en peligro de extinción debido a la gran demanda del aceite que se extrae de su semilla.

e este árbol produce un fruto verde y amarillo de forma ovalada, dentro del cual se extrae el tan codiciado aceite de argán; al cual se le atribuyen una serie de propiedades en beneficio de la piel, el cabello y la salud.

El aceite de argán es rico en vitamina E, ácidos grasos esenciales, carotenoides, escualeno, lupeol, fitoesteroides y polifenoles; por lo que este aceite es tiene acción regeneradora, antiarrugas, hidratante, antioxidante y suavizante; por lo que se han hecho tan popular que la industria cosmética lo está incluyendo como ingrediente en sus productos y ya se distribuye de manera comercial en diferentes países del mundo.

Útil para un rostro joven y radiante, el uso de aceite de argán sobre el rostro es una gran ayuda para prevenir el envejecimiento prematuro, reducir las células muertas y proteger contra los daños causados por el sol. La vitamina E es esencial para mantener la elasticidad de la piel y el colágeno. Además, contiene fitoesteroles que ayudan a tratar el acné y reduce las cicatrices.

Ayuda a la hidratación corporal, en lugar de utilizar cremas hidratantes con compuestos químicos se puede optar por utilizar aceite de argán, que actúa como un excelente hidratante para la piel de todo el cuerpo manteniendo la humedad. Para obtener buenos resultados se recomienda aplicar después de la ducha.

También ayuda a tener unas manos saludables si se sufres de resequedad, la piel tiende a agrietarse y las cutículas están deterioradas, el aceite de argán podría ser la mejor solución. Este producto hidrata profundamente, ayuda a mantener la humedad de las manos y ablanda la piel.

Por su importante contenido de esteroles, específicamente el escotenol y el espinasterol, el aceite de argán actúa como un importante antiinflamatorio natural, cuyo efecto se hace muy efectivo en el tratamiento de problemas como el reumatismo y la artritis. Ingerido y aplicado sobre las articulaciones doloridas, este aceite proporciona una importante sensación de bienestar.

También se le han atribuido beneficios anticancerígenos, especialmente por su contenido de antioxidantes y ácidos grasos saludables, que combaten y reducen el impacto de los radicales libres. Cuando se consume regularmente se contribuye a prevenir el daño celular, problemas del corazón y diferentes tipos de cáncer.

Este alimento es un gran complemento para aliñar ensaladas, mojar pan y preparar diferentes platos. Sin duda es un producto del que se puede obtener grandes beneficios tanto a nivel interno como en la salud y belleza externa. (SUSANA ZACARÍAS. LA JORNADA ZACATECAS)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s