Mamey, fruto rico en propiedades

Por su sabor, frescura y valor nutricional, en esta temporada de calor uno de los frutos altamente recomendables para preparar refrescos es el zapote mamey.

De la familia “sapotaceae”, el mamey, cuyo nombre en maya es “chacal has”, se distingue por su forma ovoide, cáscara delgada con textura áspera color café claro, pero su pulpa es de sabor dulce en un apetecible color salmón.

El árbol que produce el fruto es compatible con el cima tropical y normalmente alcanza entre 8 y 10 metros de altura, pero puede llegar a los 30 metros.

Desde que se siembra hasta que florea, el mamey tarda tres años, pero a los cuatro ya da sus primeros frutos; pasando los 15 años, cada árbol puede producir hasta media tonelada de frutos; éstos maduran rápidamente en abril y mayo, y se cosechan de enero a julio. Son casi seis meses de cosecha. Una hectárea de mamey con 200 árboles puede producir de 20 a 25 toneladas al año.

Como en tantos otros cultivos de árboles frutales, el principal enemigo del mamey es la mosca de la fruta, pero las recientes prácticas de cultivo tienden a ser agroecológicas, de modo que los productores optan por atacar y controlar oportunamente la plaga con trampas elaboradas con envases que contienen proteína hidrolizada combinada con malatión (insecticida sintético) y feromonas, evitando así el uso de plaguicidas que en su lugar procuren la inocuidad del fruto.

Se cultiva en una superficie de 507 hectáreas distribuidas en Akil, que concentra 240 ha sembradas, además de Ticul, Tekax y Oxkutzcacab.

Precisó que la superficie cosechada es de 447 hectáreas que generan una producción de 11,084 toneladas.

Esta producción se comercializa principalmente en Estado de México y Puebla. Se exporta a Europa y Asia, generando en total una derrama para la entidad de 42.8 millones de pesos.

La estadística nacional indica que la producción total de mamey en México supera las 17,000 toneladas, gracias a la elevada demanda que tiene en el país y a su progresivo posicionamiento comercial en el extranjero.

Guerrero es el segundo estado con mayor producción de hectáreas sembradas; le siguen Quintana Roo, Chiapas, Michoacán y Tabasco.

El 70% del mamey se compone de agua, contiene cantidades mínimas de calcio, hierro, grasa y fibra, pero es rico en proteína, sodio, potasio e hidratos de carbono, que le proporcionan dulzura. Sus propiedades curativas favorecen la cicatrización de heridas, alivia inflamación de los bronquios, dolor de estómago, previene problemas de visión y cardiacos, promueve la estimulación de colágeno en huesos y dentina en los dientes, protege el cabello de infecciones, y su uso cosmético en forma de champú y cremas, protegen la piel y evitan alergias cutáneas, elimina espinillas, y favorece el crecimiento del cabello, pestañas y uñas.

Otros beneficios de consumir mamey.

Protege de infecciones el cabello y su uso cosmético en forma de champú y cremas protege la piel y evita alergias cutáneas, elimina espinillas y favorece el crecimiento del cabello, pestañas y uñas.

Se aconseja consultar a un especialista en nutrición y consumir mamey con moderación si se padece diabetes. (DIARIO DE YUCATÁN)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s