Huerta automatizada facilita cultivos caseros

Conformado por módulos para almacenar la tierra y el agua, el modelo está dotado de un componente electrónico a partir de un sistema arduino integrado por varios sensores, de manera que se pueda regular la cantidad de agua aplicada a las plantas, la cual estará disponible en el reservorio principal.

Así lo explica el estudiante Juan Camilo Bejarano, de Ingeniería Química de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien desarrolló el proyecto con otros alumnos de últimos semestres de Ingeniería Electrónica, Agrícola y Mecánica, y de Diseño Industrial.

El estudiante explica que el sistema está complementado por alarmas luminosas y de sonido que alertan al usuario cuando es necesario surtir de agua el reservorio que abastece el cultivo, conformado por otros cuatro módulos que se pueden disponer según los requerimientos.

Los módulos tienen un diseño hexagonal –inspirado en las formas orgánicas de los panales de abeja– con capacidad de almacenar hasta un cuarto de metro cuadrado de tierra, lo que permite realizar un sinfín de combinaciones.

Cada módulo cuenta con una plataforma de 85 cm de altura y un receptáculo para recibir el exceso de agua y que el usuario pueda manipularla.

El diseño prevé que los módulos se conecten al reservorio principal, con capacidad para almacenar hasta 1,5 litros de agua, a través de un sistema de mangueras.

“La medida de humedad de suelo que muestre cada uno de los sensores instalados es transmitida al módulo arduino, que luego de interpretarlos hará que se encienda o apague el interruptor de la válvula según los requerimientos”, explica el estudiante.

Un usuario que trabaje podrá abastecer el reservorio principal de agua antes de salir de casa o a su regreso, dependiendo de la ubicación de la huerta.

El pequeño cultivo está equipado con un sistema de luces, desde el azul hasta el rojo, que identifica las necesidades de agua de las plantas, y que también se busca integrar a una aplicación para que el usuario pueda monitorear su huerta.

El proyecto prevé que en un futuro se desarrolle una guía especializada en el uso y manejo de estos cultivos, y de igual manera se contempla la posibilidad de contar con la asesoría de un ingeniero agrícola que determine cuáles serían las mejores opciones de cultivo, según la zona.

Estudios preliminares hacen prever que los cuatro módulos y el reservorio de agua tendrían un costo comercial entre los 250.000 y los 300.000 pesos.

El proyecto, desarrollado en el marco del Taller de Proyectos Interdisciplinarios (TPI) de la Facultad de Ingeniería, busca ser una alternativa para desarrollar un modelo de negocio, con miras a su comercialización: venta de pequeñas huertas y automatización del riego. (Mundo Agropecuario)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s