La población mundial de vertebrados disminuye un 60% desde 1970

Las poblaciones mundiales de vertebrados —mamíferos, aves, peces, anfibios y reptiles— se han reducido en un 60% entre 1970 y 2014, según el Informe Planeta Vivo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), que plantea además la necesidad de alcanzar un acuerdo global por la naturaleza. Las principales amenazas están “directamente relacionadas con las actividades humanas, incluida la pérdida y degradación del hábitat y la sobreexplotación de la pesca silvestre”, sostiene la ONG. De esta forma, “se consumen recursos como si estuviéramos en 1,7 planetas tierra”.  El estudio recoge los datos más recientes del Índice Planeta Vivo (IPV), que ha medido las tendencias en 16.704 poblaciones de 4.005 especies de vertebrados en el periodo señalado. No se trata de un censo de toda la vida silvestre, advierte WWF, “pero informa” del estado actual de las especies.

Se trata del duodécimo informe que desde hace 20 años elabora la veterana ONG conservacionista sobre la situación ambiental de la Tierra. WWF asegura que “se está empujando al límite a la naturaleza y a los servicios que nos proporcionan energía y sustento”. De entre los grupos de fauna estudiados, los más afectados han sido los de agua dulce, que han disminuido un  83% desde 1970 y que además cuentan con “la tasa de extinción más alta” en el siglo XX entre los vertebrados a nivel mundial. La caída de estas especies es especialmente pronunciada en los trópicos. Como ejemplo de la debacle, la ONG señala a Centroamérica y Sudamérica, con una “dramática” bajada del 89% en el mismo periodo.

Como causa principal de este “grave descenso de la biodiversidad”, el Fondo Mundial para la Naturaleza pone el foco sobre la “producción y el consumo humano sin control, “responsable” de la sobreexplotación de los ecosistemas y la agricultura, además de la contaminación, las especies invasoras y enfermedades o el cambio climático. Marco Lambertini, director general de WWF Internacional, ha indicado que “la enorme presión” ejercida sobre los recursos naturales “está amenazando la estructura viva que sostiene a la humanidad”.

Este desmesurado aprovechamiento de los recursos se cuantifica en la reducción de las selvas tropicales, entre ellas destaca la desaparición de casi el 20% de la Amazonia en “tan solo 50 años. O en que el 90% de las aves marinas del mundo porten fragmentos de plástico en el estómago, cantidad que en 1960 era del 5%. Manglares y corales siguen la tendencia a la baja; los primeros han experimentado una caída de entre el 30 y el 50% y de los segundos se han perdido cerca de la mitad de aguas someras en tres décadas.

A nivel mundial, la naturaleza proporciona servicios por un valor aproximado de 125 billones de dólares anuales (110 billones de euros) y ayuda a garantizar el suministro de aire fresco, agua potable, alimentos, energía o medicamentos. Los manglares, por ejemplo, atrapan casi cinco veces más carbono que los bosques tropicales; los cultivos parcialmente polinizados por animales representan el 35% de la producción mundial de alimentos; y los arrecifes de coral protegen a alrededor de 200 millones de personas contra marejadas y el oleaje de tormentas, señala el informe.

Sin embargo, funciones como estas “se habían dado por sentado hasta ahora, al no actuar contra la pérdida acelerada de la naturaleza”, ha lamentado el director general de WWF Internacional, Marco Lambertini. La huella ecológica del planeta “ha aumentado en casi un 190%” en los últimos 50 años, señala el informe respecto de este parámetro, que mide el consumo de recursos naturales.

El próximo mes de noviembre se celebrará en Egipto la XIV Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica y será, a juicio de WWF, un momento “clave” para sentar las bases de un acuerdo global para la naturaleza, “tal como se hizo en torno al clima en París en 2015”, subraya el informe. Junto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible estipulados por Naciones Unidas para 2030, ambos procesos normativos suponen una oportunidad “para revertir este impacto” sobre los sistemas naturales aunando la labor de gobiernos, empresas, financieros, investigadores, sociedad civil e individuos, concluye el informe. (El País)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s