Exceso de pesca en el Pacífico mexicano impide recuperación de especies comerciales

El Instituto Scripps de Oceanografía, con sede en La Jolla, Estados Unidos, presentó un cálculo sobre los pescadores artesanales que trabajan en las costas del Pacífico Mexicano y concluyó que se puede recuperar el volumen de pesca si se adoptan nuevas técnicas de captura, pero esto no será suficiente para que las familias de pescadores abandonen la línea de pobreza, ya que el número de embarcaciones artesanales ha aumentado de 18 mil a 25 mil, en la zona de Sinaloa, Sonora y Baja California. Esta competencia impediría que se puedan tener ingresos económicos suficientes, aunque se recuperen las poblaciones de peces de interés comercial.

El nuevo estudio, que encabeza el Instituto Scripps pero en el que colaboran varios científicos de la Universidad de la Columbia Británica, muestra que aún si la administración pesquera en México aplicara las prácticas pesqueras más eficientes y sustentables, la pesca no podría generar las ganancias suficientes para mantener a pescadores artesanales por encima de la línea de pobreza. El equipo encontró que dos tercios de las pesquerías artesanales en el Golfo de California presentan algún grado de sobreexplotación.

Si uno lee los resultados con una perspectiva optimista, el estudio resalta que si los stocks de peces se recuperan, las ganancias totales anuales podrían aumentar un 70 por ciento. Esto representaría un aumento de ingresos para la región, pasando de los 141 millones de dólares que se generan actualmente, a 240 millones anuales que se podrían generar en el futuro.

Sin embargo, aun si las pesquerías colapsadas se recuperaran, en áreas con un gran número de pescadores como Mazatlán y Guaymas, los pescadores no podrían ganar suficiente dinero para pagar alimentos, educación, servicios de salud y vestido durante todo el año. En el Golfo de California, hasta el 80 por ciento de los pescadores seguirían viviendo en condiciones de pobreza.

“Nuestros resultados demuestran que las pesquerías tienen una capacidad económica máxima. Si seguimos sin reconocerlo, se dañarán los esfuerzos para conservar los recursos marinos y no podremos garantizar la seguridad económica de las comunidades costeras,” explica el primer autor del estudio y estudiante de doctorado en Scripps, Alfredo Girón Nava.

PESCADORES VULNERABLES.  Mientras que pescadores en el mundo son considerados como un grupo vulnerable que vive en condiciones de pobreza, los gobiernos parecen incentivar el número de personas que viven de la pesca.

Entre 2006 y 2010, el número total de embarcaciones ribereñas en el Golfo de California creció de 18 mil a unos 25 mil en toda la región. El aumento del esfuerzo pesquero no sólo resulta en un aprovechamiento poco sustentable de los ecosistemas marinos, sino también compromete el bienestar de los pescadores, dado que sus ganancias individuales continuarán disminuyendo.

“No queremos que se entienda que el único mensaje de este estudio es que debe haber menos pescadores para tener pesquerías sustentables; pero definitivamente esto debe ser parte de la conversación,” dice Girón. (ANTIMIO CRUZ. CRÓNICA)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s