Cosechan alimentos en casa

Los huertos urbanos cada vez son una opción más popular entre los habitantes de Xalapa, el cosechar los alimentos en casa promueven la soberanía alimentaria.

Ana Lilia Suárez, habitante de la colonia Lucas Martín, platicó que comenzaron desde hace 20 años con actividades para defender el río Sedeño, pero poco a poco se dieron cuenta que el cuidado de la naturaleza y de la salud van de la mano.

“Había que comenzar a hacer huertos de casa o huertos vecinales y pues tuvimos el apoyo de la Red de Agricultura Urbana y Periurbana de Xalapa y empezamos desde el huerto en casa en 2012, pero éramos poquitos, ahora todos tenemos huerto en casa”, dijo.

Comentó que en esta colonia, que se encuentra a las orillas de Xalapa, cuentan con 12 huertos en distintas casas desde hortalizas, plantas medicinales y otras aromáticas, pero también todos tienen composta y lombricomposta en casa para producir el abono.

Ana Lilia platicó que entre todos tienen un bosque comestible, un huerto en una jardinera y lombricomposta vecinal, así como un módulo de agroecología y cultura como parte del parque que han impulsado los vecinos.

Los vecinos se reúnen todos los martes de 10 de la mañana a mediodía y los sábados —cada 15 días—, al llamado asisten alrededor de 15 personas y asisten de otras partes de la ciudad para hacer comunidad.

Citlali Aguilera Lira, coordinadora del proyecto Siembra UV sobre educación y comunicación ambiental, explicó que hay una proyección que para 2050 más del 70% de la población mundial vivirá en ciudades, lo que afectará la producción alimentaria.

“Quiere decir que debemos echarle montón a cultivar nuestros propios alimentos dentro de estos espacios citadinos porque tenemos actualmente la concepción que nuestros alimentos pecuarios y agrícolas vienen del campo y sí, pero tenemos que empezar a plantearnos que dentro de las ciudades debemos producir alimentos”, reconoció.

Mencionó que un huerto urbano transforma un espacio ocioso en algo productivo que puede brindar alimento, por lo que tiene distintas características, también una ventaja educativa si se coloca en las escuelas, sirve para una sinergia entre distintos actores sociales como autoridades, sociedad civil organizada o familia.

Aguilera Lira comentó que para hacer un huerto urbano se necesita tenacidad, conciencia y voluntad, también alguna maceta, un espacio en el jardín o en un espacio abierto se puede hacer este proyecto.

“Se necesita más creatividad e innovación que dinero, el mismo tejido social, y manos a la obra porque entre todos lo podemos hacer, primero se necesita saber para qué queremos ese huerto, qué queremos comer es la primera pregunta, de todo eso debes ver qué puedes sembrar”, resaltó.

Dio a conocer que si buscan sembrar chile, jitomate o cualquier otra planta también deben informarse sobre cómo se siembra, su ciclo biológico, en qué temporada funciona mejor, también se puede involucrar a más vecinos para aumentar la producción, pero también para separar la basura.

Citlali recomendó empezar a sembrar hortalizas como acelgas, lechugas, brócoli, espinacas, también algunos tubérculos como el betabel, rábanos, o hierbas de olor como orégano, albahaca, tomillo o romero.

“Sí hay un interés ciudadano por ser soberanos en nuestra alimentación, existe la Red de Huertos Urbanos y Periurbanos de Xalapa, la red de huertos escolares de zona Xalapa y sobre todo tenemos a la Universidad Veracruzana como un aliado para la sociedad civil que ofrece un sinfín de talleres”, resaltó, los cuales pueden conocer al seguir Siembra UV en sus redes sociales.

Margarita Cruces Pineda siembra en su casa cilantro, tomate, maíz y hierbabuena, entre otros, empezó con su huerto en casa en 2017 y ahora busca hacer una lombricomposta, pero todo lo que cultiva se lo come.

“Como en un mes empiezo a ver sus frutos, primero necesitas tener un espacio, hicimos un hexágono de un metro por un metro y hacia abajo 30 centímetros para abajo y 30 centímetro para arriba y se puso la madera y ahí se sembró con eso lo empecé hacer”, resaltó; a lo mucho gastó 300 pesos.

Silvia Santos Hernández inició con su huerto urbano en 2015, cuando tomó un curso de lombricomposta, y sembró lo que consume como la lechuga, rábanos, acelgas, quelites, entre otros productos.

“Me ayudaron a hacer mi primer semillero con rejas fruteras de madera y así sembré, el siguiente paso empezamos a hacer horticajas para las raíces profundas, zanahorias, quelites, nopales, zarzamora, tengo plantas de limón, cebollines, maíz, francamente ahí empecé y en la azotea meto la mayoría de mis plantas”, agregó.

Silvia comentó que sus dos hijos también la ayudan a cuidar sus plantas y alimentos, a veces la ayudan a regar; también lo que siembran se comparte en las reuniones que hacen con los vecinos o en la comida diaria.

Francisco Vázquez Ávila, presidente de la asociación civil vecinal Desarrollo Sustentable del Río Sedeño-Lucas Martín, indicó que los colonos cuentan con composta en su casa para que los residuos orgánicos no lleguen a la basura y evitar que el relleno sanitario se sature.

“Es un proceso sencillo, separa uno los desechos, hay una composta vecinal, una especie de camita, vienen los vecinos, un grupo de 12 vecinos que separan en su casa la basura, la confinan en una cubetita, vienen, no se genera basura y el orgánico se acumula 12 a 15 días se muele a pala, y se hace una especie de pastita y se da a las lombrices”, comentó, para tener en un plazo de un mes el abono para sus huertos. (MELISSA HERNÁNDEZ. EL SOL DE CÓRDOBA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s