Urgen plan para frenar la pesca furtiva en BC

Grupos del crimen organizado de México, China y Estados Unidos están detrás de la captura furtiva del pez totoaba, que se realiza en el alto Golfo de California, por su alto costo en el mercado negro asiático, afirmaron asociaciones no gubernamentales.

La pesca del animal, comercializado debido a que se le atribuyen propiedades afrodisíacas, ha puesto en riesgo además a la vaquita marina, que se encuentra en peligro de extinción en nuestro país debido a que durante la caza del totoaba, el cetáceo también queda atrapado en las redes, pues comparten el ecosistema.

A raíz de este problema, la Secretaría de Marina (Semar) reforzó desde 2015 las acciones de protección y vigilancia. Aunque fuentes de la corporación descartaron que exista un Cartel de la Totoaba en México, sí reconocen la gran cantidad de pescadores furtivos.

Gustavo Alanís, director general del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), afirmó a La Razón que los cazadores ilegales se aprovechan de la necesidad de la gente que busca una actividad para subsistir.

“Hay una fuerza, hay un negocio, hay una red detrás de todo esto que es la que provoca que se dé esta situación. Es una cuestión que opera a nivel internacional”

Por ello, el Gobierno mexicano necesita fortalecer la cooperación internacional —existente—. De lo contrario, dijo, continuará la operación ilícita.

Tan sólo el jueves pasado un grupo arremetió contra una embarcación de la ONG Sea Shepherd (que protege a la vaquita marina en el alto Golfo de California) y contra la Semar al arrojar bombas molotov en instalaciones navales, luego de que las autoridades intervinieran para detener a los presuntos infractores que acudieron al polígono de protección de los mamíferos.

Alanís explicó que la ambición por tener los buches de totoaba y venderlos en el mercado asiático ha hecho que se genere un negocio muy lucrativo. Hay fuertes intereses que no permiten que la especie sea bien cuidada, a pesar de las acciones del Gobierno federal, estimó.

“Hay una fuerza, hay un negocio, hay una red detrás de todo que es la que provoca que se dé la situación. Es una cuestión que opera a nivel internacional”, dijo.

Miguel Rivas, coordinador de la campaña de océanos de Greenpeace, comentó que se dejó de lado combatir a fondo a los pescadores ilegales por falta de herramientas, pues los hechos más recientes apuntan, en su opinión, a una situación de reacción más que de investigación para dar con los responsables.

“Hay que buscar al gobierno chino para una estrategia coordinada, porque si México quiere atajar solito el tema, va a ser complicado”

“Es una situación muy compleja: ponen programas para mejorar las condiciones de pesca, se compensa a pescadores; pero se dejó de lado perseguir realmente a quienes pescan, es una situación del crimen organizado y el gobierno nunca ha tenido realmente las herramientas para atacar la situación”, afirmó.

Los activistas coincidieron en que la atención se ha enfocado mucho en la vaquita marina y han dejado de lado al pez, también en peligro de extinción.

Alanís consideró que sí es importante combatir el ataque a la vaquita; pero se olvida que abatir la captura del totoaba requiere acciones específicas, con presupuesto adecuado, para garantizar la protección y preservación. En ese sentido, consideró que debe haber un programa que permita combatir el tráfico.

“Es un tema de atacar el problema de raíz y entrarle al verdadero origen: el tráfico de los buches se da porque son muy cotizados en Asia y ahí se genera este mercado. Me parece que hay que trabajar con otros gobiernos, principalmente el de EU, porque es donde llegan primero.

“Hay que buscar al gobierno chino para tener una estrategia coordinada entre naciones y también ver de qué acuerdos internacionales nos podemos agarrar, porque si México quiere atajar solito el tema, va a ser muy complicado resolverlo”, opinó.

Recientemente, el periodista Carlos Loret de Mola denunció haber recibido amenazas de muerte del llamado “Cártel de la Totoaba”, a raíz de la publicación de diversos reportajes que dan cuenta del modus operandi de los pescadores.

En su programa de radio, aseguró que el responsable de las amenazas es Oscar Parra Aispuro, identificado como principal líder de la organización.

En tanto, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales informó a La Razón que hay acciones conjuntas con EU y China, con el fin de atender la problemática; Éstas incluyen reforzar la vigilancia para evitar la pesca ilegal.

El 28 de marzo, la organización Sea Shepherd grabó el momento en que pescadores furtivos extraen una red con ejemplares de pez totoaba, hecho que desató un enfrentamiento con elementos de la Secretaría de Marina. El saldo reportado fue de tres personas heridas.

Apenas el 21 de marzo, la Semarnat anunció el inicio de un programa integral de atención para mejorar la protección de la biodiversidad en el Alto Golfo de California. Entre las acciones se encuentra el fortalecimiento de prácticas de pesca sustentable y otras actividades económicas rentables.

Además, se busca la actualización de los esquemas de vigilancia y protección a la vaquita marina y para combatir la pesca furtiva del totoaba. (KARLA MORA. LA RAZÓN)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s