Fortalecerán el Gobierno de México y el CIMMYT acciones para desarrollar una agricultura productiva, sustentable e inclusiva

El Consejo Directivo del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) designó como su presidente honorario al titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), Víctor Villalobos Arámbula, en seguimiento a sus estatutos —reconociendo su trayectoria y conocimiento— y al propósito de complementar y fortalecer la alianza público-privada y las acciones de acompañamiento tecnológico a los productores para el desarrollo de una agricultura productiva, sustentable e inclusiva.

El secretario y los miembros del Consejo Directivo reafirmaron su compromiso de fortalecer la seguridad alimentaria de México y lograr el mejoramiento productivo de pequeños agricultores de zonas marginadas del país a través de la investigación colaborativa aplicada al desarrollo sostenible de los productores de granos básicos en todo México.

En el marco de la clausura de los trabajos de la Primera Reunión 2019 del Consejo, el secretario afirmó que el Gobierno de México apoya las iniciativas de ciencia e investigación que se alinean a los proyectos de uso racional de los recursos naturales, genéticos y de biodiversidad en apoyo a los sistemas agroalimentarios del país y de otras regiones del mundo. Precisó que la cooperación y la conjunción de trabajos contribuirán a alcanzar los objetivos de rescate del campo, lo que representa sacar de la pobreza a productores de zonas marginadas, con la innovación y el acompañamiento técnico de organismos especializados como el CIMMYT y su importante plataforma tecnológica del programa MasAgro.

Aseguró que esta alianza público-privada representa el desarrollo y fortalecimiento de proyectos estratégicos en el plan nacional para alcanzar la soberanía y autosuficiencia alimentaria, con una visión productiva e incluyente. Y favorece que México contribuya a mitigar los problemas y retos de hambre en el mundo.

La presidenta del Consejo Directivo, Nicole Birrell, comentó que la ubicación estratégica de la sede del organismo internacional en México y sus estaciones experimentales en las regiones del centro y norte del país —Estado de México, Morelos, Puebla y Sonora— han contribuido a desarrollar, en coordinación con las autoridades y los productores, una agricultura más productiva y sustentable, con beneficios a escala global. Y resaltó ante integrantes del grupo colegiado de China, India, Irlanda, Países Bajos, Estados Unidos, Reino Unido y Sudáfrica que la alianza entre el Gobierno de México y el CIMMYT ha beneficiado a 500,000 productores de granos (maíz y trigo, principalmente) en más de 1,200,000 hectáreas en diferentes zonas del país.

Por su parte, el director general del Centro, Martín Kropff, informó sobre el impacto de las investigaciones y tecnologías y la contribución a la mejora de los cultivos de maíz y trigo en diferentes países de América, África y Asia, con lo que se combate el hambre en regiones vulnerables a través de mejoramiento genético y técnicas sostenibles.

Los directivos del organismo internacional coincidieron en que México se mantiene a la vanguardia en las acciones de cooperación y las alianzas de trabajo estratégicas para mejorar el sistema alimentario y fortalecer la seguridad alimentaria, tanto en el país como a escala global. Posteriormente, firmaron la ratificación de acuerdos para la continuidad de los trabajos entre la SADER y el CIMMYT, a través de MasAgro.

A su vez, el director global de Innovación Estratégica y representante regional para las Américas del CIMMYT, Bram Govaerts, subrayó que esta alianza permitirá impulsar la participación de más productores de maíz, trigo y cultivos asociados para que se sumen más beneficiados y mejoren su productividad e ingreso, como sucede con los 500,000 productores que asiste MasAgro. Puntualizó que la productividad y el ingreso promedio de los productores de maíz de temporal participantes fueron 54 y 61% más altos, respectivamente, que las medias regionales registradas en el ciclo primavera–verano.

“Asimismo, los productores de trigo participantes cosecharon 10% más grano y percibieron un ingreso 14% superior, en promedio, respecto a las medias regionales registradas en el ciclo otoño–invierno”, destacó. Y aseguró que otro factor importante en el incremento de los rendimientos y el ingreso de los productores son las nuevas semillas de maíz y de trigo generadas a partir de métodos de selección convencional en una red de ensayos en los que participan pequeñas y medianas compañías mexicanas; el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP); el propio CIMMYT; y otros colaboradores nacionales.

Añadió que como resultado de esta colaboración se han generado 64 nuevas variedades de maíz híbrido: 31 para las regiones tropicales, 15 para las subtropicales y 18 para Valles Altos, así como 15 nuevas variedades comerciales de trigo adaptadas a las condiciones del Bajío y el noroeste de México, liberadas por el INIFAP.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s