42% de pescadores ribereños no reciben apoyo ante pandemia

La emergencia sanitaria del Covid-19 impactó a las comunidades costeras antes de la propagación del virus en México, debido al cierre de mercados internacionales y domésticos, para productos como la langosta del Pacífico enviada a países asiáticos, peces escama que se venden a Estados Unidos y la langosta del Caribe comercializada en México y Europa.

De acuerdo con una encuesta realizada por la organización Cobi Comunidad y Biodiversidad, a partir del 23 de marzo cuando la pandemia se reconoce como una enfermedad de atención prioritaria en México e inician las medidas de preparación y respuesta, el 48 por ciento de los consultados pararon sus actividades pesqueras, el 41 por ciento continuaron adelante, pero reduciendo sus capturas entre 30 y 80 por ciento, y el 11 por ciento se mantuvo pescando, pero sólo para autoconsumo.

El documento “Resiliencia de las comunidades pesqueras de México ante Covid-19”, establece que el precio de la langosta del Pacífico cayó entre 40 y 60 por ciento, la langosta del Caribe hasta 40 por ciento, el callo de hacha de 30 a 50 por ciento, y los peces escama entre 50 y 60 por ciento, lo que hizo crisis con el aumento de productos de la canasta básica.

En el tema social, los impactos se deben al cierre de accesos a pequeñas comunidades de hasta dos mil 500 habitantes y en algunos casos, porque las cooperativas de pescadores dejaron de otorgar préstamos o repartir el fondo de ahorro a los agremiados.

“Dentro de las comunidades, el 58 por ciento mencionan que sus organizaciones los han ayudado, o se han ayudado entre ellos mismos. Sin embargo, el 42 por ciento menciona que no ha recibido ningún apoyo. El 20 por ciento de los entrevistados reportó haber recibido apoyos económicos o despensa de alimentos por parte del gobierno federal”, indicó.

La encuesta se realizó del 30 de marzo al 15 de abril con 93 entrevistas telefónicas a pescadores (34 mujeres y 59 hombres) de 30 comunidades, en ocho estados costeros del país (Baja California, Baja California Sur, Campeche, Nayarit, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora y Yucatán), que trabajan en 15 pesquerías (Abulón, almejas, calamar, callos, camarón, caracol, jaiba, langosta espinosa del Caribe, langosta roja del Pacífico, peces de ornato, ostión, peces escama, pulmo, sargazo y tiburón).

Entre los apoyos prioritarios que se necesitan en el corto plazo, destacan despensas de alimentos, incluyendo leche para niños, apoyos económicos en efectivo, medicinas y materiales de protección personal, así como reabrir los mercados nacionales y canales de comercialización. (ERNESTO MÉNDEZ. EXCÉLSIOR)

Deja un comentario