La industria de protección de cultivos mexicana apoya de manera decidida la agricultura y economía de las regiones afectadas

La industria de protección de cultivos en México ofreció esta tarde su total apoyo a los gobiernos federal y estatales para combatir a la plaga de millones de langostas que está por ingresar a nuestro país, procedentes de Centroamérica, y que en un solo día tiene la capacidad de devorar cultivos que alcanzarían para alimentar a más de 35 mil personas.

Precisó que una vez que lleguen a territorio nacional, las langostas podrían arrasar con cultivos de maíz, frijol, sorgo, arroz, soya, chile, caña de azúcar, tomate, cacahuate, cítricos, plátano, coco y pastizales, inicialmente en Yucatán, Quintana Roo, Veracruz, Campeche, Hidalgo, Tabasco, Oaxaca, San Luis Potosí y Tamaulipas.

Con base en ello Francisco Ortiz Malcher, Presidente de la Unión Mexicana de Fabricantes y Formuladores de Agroquímicos A.C. (UMFFAAC), y Cristian García de Paz, Director Ejecutivo de la organización Protección de Cultivos, Ciencia y Tecnología, A.C. (PROCCyT), resaltaron que la inminente llegada de los insectos demuestra una vez más la importancia de que los agricultores mexicanos cuenten, en todo momento, con los productos específicos, y en la cantidad necesaria, para proteger sus cultivos de esas amenazas.

Además, coincidieron en señalar que debido a que en nuestro país está en marcha el ciclo Primera-Verano, si la langosta termina con los cultivos que se encuentren a su paso, México podría enfrentar un grave escenario en materia económica y alimentaria.

“Por eso estamos abiertos a brindar, a partir de este momento, todo nuestro apoyo, conocimiento y experiencia a las autoridades federales y estatales. Este es un nuevo reto que tenemos que enfrentar como país, como un equipo, porque no sólo estamos hablando de pérdidas económicas millonarias, sino aún más importante, de los alimentos para 130 millones de mexicanos”, expresó Ortiz Malcher.

Refirió que la inminente llegada de las langostas procedentes de Centroamérica, se suma a la misma plaga que, a pesar de estar bajo control, tiene presencia permanente en nuestro país en el Sureste de la República Mexicana, hasta los estados de la Vertiente del Golfo de México y del Pacífico. Pero, precisó, el hecho de que esté bajo control, no significa que deje de ser de alta peligrosidad.

En su oportunidad, Cristian García de Paz comentó que desde el primer momento en que se tuvo conocimiento de la posible llegada de la nueva plaga a nuestro territorio, la industria de protección de cultivos se dio a la tarea coordinarse para, llegado el momento como ocurre ahora, acercarse a las autoridades y poner a su disposición la ayuda necesaria.

Para concluir, estableció que si no se actúa a tiempo ante la plaga, México podría enfrentar una fuerte caída en la producción, lo que derivaría en desabasto, mayor importación de alimentos, y una importante alza de precios de los mismos.

“De ahí la relevancia sobre la permanente y urgente necesidad de que los agricultores mexicanos cuenten con productos que les permitan proteger sus cultivos”, puntualizó.

Deja un comentario