EU viola 35 leyes ambientales con el muro

El muro entre México y Estados Unidos se construye sin considerar leyes ambientales, sobre una de las zonas de mayor biodiversidad de América del Norte. Hay al menos 71 especies que habitan en áreas amenazadas por esa barrera en la región del sur de Arizona y norte de Sonora, la cual restringe los corredores usados por el oso negro y el berrendo entre otros mamíferos, aves, reptiles e invertebrados, señalaron las organizaciones Sky Island Alliance, Naturalia y Patagonia Area Resources.

En un estudio sobre el impacto del muro en los pasados 90 días, con alrededor de 10 mil fotografías de fauna silvestre tomadas por docenas de cámaras trampa instaladas a lo largo de 55 kilómetros de frontera entre Estados Unidos y México, se identificaron especies como oso negro, puma, berrendo, zorro gris, tejón, búhos enanos, coyote, gato montés, y muchas otras dentro de esta área amenazada.

Esta diversidad extraordinaria de mamíferos, aves, reptiles e invertebrados depende de los ecosistemas fronterizos tanto para residir permanentemente como para migrar y mantener el intercambio biológico entre ambos países, señala el reporte.

La administración de Donald Trump ya comenzó la construcción del muro en la porción sur de las montañas Huachuca, en las cuales se ha documentado la presencia de jaguar y para acelerar la construcción, ha ignorado más de 35 leyes federales, asegurándose de que la construcción proceda sin ninguna revisión de los impactos ambientales, indica.

El gobierno mexicano no ha emitido ninguna objeción al respecto y ha decidido recortar el presupuesto federal al ramo de conservación. La conclusión del muro fronterizo en esta zona cancelaría las posibilidades de recuperar especies como el jaguar, el lobo mexicano, el bisonte, así como muchas otras especies en peligro que migran por medio de la frontera entre México y Estados Unidos.

El Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático editó hace unos años el libro Afectaciones al medio ambiente por la construcción del muro fronterizo. Señaló que los principales efectos sobre la fauna serían el bloqueo del tránsito natural de las especies, la afectación a los movimientos migratorios de la fauna en distintas escalas, la fragmentación de las poblaciones, la imposibilidad de mantener las metapoblaciones transfronterizas, las barreras al intercambio genético, con efectos más severos sobre poblaciones pequeñas, y el decaimiento de la resistencia ecológica, entre otros. (ANGÉLICA ENCISO L. LA JORNADA.)

Deja un comentario