La innovación israelí para fortalecer la seguridad alimentaria en América Latina durante covid-19

La pandemia por covid-19 y la consiguiente crisis económica mundial revelaron un hecho muy preocupante: el mundo está lejos de alcanzar seguridad alimentaria. Los complejos sistemas que se crearon en la era de la globalización acelerada están en peligro de colapsar. Los principales productores de alimentos han impuesto limitaciones a la exportación de productos agrícolas desde su territorio.

Se han encontrado interrupciones a lo largo de toda la cadena de suministro mundial, incluida la producción en el campo, la disminución de la demanda y el poder de compra debido a la recesión económica mundial, la escasez de mano de obra agrícola y el contagio de enfermedades entre los trabajadores en las fábricas de embalaje.

En este contexto, la situación en América Latina es extremadamente preocupante. Según un informe emitido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para el gobierno de México, covid-19 generará un aumento del hambre y la pobreza debido al incremento de la inseguridad alimentaria en América Latina y el Caribe.

Además, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que en 2020 el número de personas que viven en la pobreza en la región aumentará de 186 a 214 millones, mientras que el número de personas que viven en la pobreza extrema podría aumentar de 68 a 83 millones. Esto significaría que entre 2019 y 2020, la tasa de pobreza regional aumentaría de 30.3% a 34.7% y la tasa de pobreza extrema de 11.0% a 13.5 por ciento. En efecto, es probable que la seguridad alimentaria y el estado nutricional de las poblaciones más vulnerables se deterioren debido a los impactos socioeconómicos de covid-19.

En este contexto sombrío, los gobiernos de América Latina deben enfrentar la pregunta de qué pueden hacer para evitar que una crisis de salud se convierta en una prolongada crisis alimentaria. Sin duda, los sistemas de comercio internacional de alimentos y productos agrícolas, como fertilizantes, maquinaria y combustible, deben mantenerse abiertos y en funcionamiento. Al mismo tiempo, se debe alentar a los Estados a aumentar su capacidad local de producción de alimentos.

Los países deberían priorizar el aumento de alimentos que, además de satisfacer las necesidades calóricas, sean saludables, nutritivos y estén disponibles para la población a un precio asequible. Para esto, los agricultores locales requieren importantes incentivos y apoyo para aumentar su producción y variedad.

El Estado de Israel, que ha demostrado durante décadas ser un experto en agricultura innovadora exitosa en algunas de las zonas más desérticas y propensas a la sequía del mundo, puede ser un proveedor de soluciones rápidas, eficientes y de bajo costo para estas necesidades. El riego por goteo es uno de los mejores ejemplos.

Es sorprendente que, hasta el día de hoy, la mayoría de los cultivos agrícolas en todo el mundo todavía se cultivan mediante “agricultura en seco”, lo que significa que la agricultura depende de la lluvia para el riego de campo.

Pasar a la agricultura de riego aumentaría el rendimiento de los cultivos, ahorraría agua y gases de efecto invernadero y, con el tiempo, crearía seguridad alimentaria. Las verduras, por ejemplo, se pueden cultivar varias veces durante el año mediante riego por goteo, en lugar de sólo una vez al año cuando se depende de la precipitación natural durante la temporada de lluvias.

La “agricultura de precisión”, que abastece las necesidades de plantas individualizadas, es otro ejemplo. Hoy en día, los sensores son capaces de informar con precisión la cantidad de agua y fertilizantes necesarios para cada planta, qué enfermedades puede estar sufriendo y, en consecuencia, un tratamiento individualizado que a menudo se administra a través de drones y otros métodos. El uso de satélites para la recolección de información, invernaderos computarizados y el monitoreo continuo de la temperatura, la humedad y las plagas desde lejos también aumentan los rendimientos de los cultivos agrícolas.

En el árido Israel se han encontrado e implementado soluciones ilimitadas para combatir la escasez de agua, como el uso de aguas residuales purificadas para la agricultura, la conversión de agua salina, la prevención de fugas y la “hidroponía”, una forma de agricultura que permite cultivar vegetales en agua. La tecnología israelí para la conservación del agua y el monitoreo del riego se puede implementar de manera relativamente fácil y a bajo costo en toda América Latina.

Después de presenciar la fragilidad de la seguridad alimentaria durante covid-19, ahora debemos avanzar para invertir en el futuro de la agricultura resiliente. Es imperativo fortalecer las cadenas mundiales de suministro de alimentos susceptibles y utilizar la innovación para aumentar la producción local de alimentos. Israel es un socio listo para compartir su rica experiencia y trabajar de la mano con los países latinoamericanos en innovación agrícola. (NADAV D. GOREN- EXCÉLSIOR.)

Deja un comentario