Desarrollo tecnológico en el campo mexicano

El mundo de la agricultura, uno de los sectores más tradicionales de las sociedades, ha percibido cómo los avances tecnológicos pueden aportar importantes beneficios, no solo en el aumento en los niveles de producción, sino también en los beneficios que trae para el medio ambiente. Bajo algunos preceptos básicos como la sostenibilidad y el aprovechamiento de los recursos disponibles, el campo ha empezado a integrar sistemas de precisión y mejora de los productos.

El uso de la tecnología en el campo se entiende como un nuevo paradigma para todos los tipos de agricultor. En estos esquemas, las herramientas tecnológicas marcan las líneas de desarrollo que ayudan a solucionar los problemas a los que se enfrentan día con día los trabajadores del campo.

El empleo de técnicas basadas en el mejoramiento de semillas por métodos tradicionales, mejores prácticas agronómicas, análisis de datos, el uso de drones y el comienzo de la era de sensores en el campo, abonan a la modernización del campo. La innovación y la sostenibilidad serán un punto clave para lograr alimentar a los 9,000 millones de personas que se estima habitarán la Tierra en 2050.

En este sentido, desde hace más de 3 décadas, científicos mexicanos se han enfocado en desarrollar productos sustentables que hagan un mejor uso de recursos clave como la tierra, el agua y los nutrientes. A través de estudios especializados, científicos de Bayer han desarrollado una nueva tecnología con una variedad de maíz de baja estatura con las ventajas de mayor producción por hectárea, mejor aplicación de insumos, uso más eficiente del agua y estructura más resistente.

Es importante mencionar que este nuevo desarrollo, conocido como VITALA, es una tecnología integral que consta de tres elementos:

  • Una planta de maíz híbrida más pequeña que la actual, pero con raíces más fuertes capaces de soportar vendavales, lluvias y otros efectos del cambio climático, además de representar una tecnología sustentable porque los cultivos utilizarán menos fertilizantes y herbicidas, lo que significa que serán más amigables con los suelos de siembra.
  • Prácticas agronómicas que permiten obtener el mayor potencial de la semilla y un mejor aprovechamiento de los recursos.
  • Apoyo de herramientas digitales de alta precisión que facilitan el manejo y seguimiento del cultivo.

Estas características significarán producir más con menos, ya que permite al agricultor incrementar la producción de su cultivo, además de generar ahorros en la cantidad de insumos y recursos naturales que utiliza.

Mediante esta tecnología, científicos mexicanos buscan revolucionar la forma de producir maíz en el mundo, garantizando una mayor disponibilidad de este alimento para la población, al tiempo que impulsa el potencial de México para incrementar la producción interna de maíz y abastecer la demanda nacional hacia el futuro, abonando así a alcanzar la autosuficiencia alimenticia del país.

Actualmente, resulta sumamente importante incrementar la producción de grano en menores espacios de tierra, con un mejor aprovechamiento de nuestros recursos. De aumentar los rendimientos, México cuenta con el potencial para incrementar la producción de maíz blanco hasta 42.82 millones de toneladas en 2030, por lo que es necesario impulsar innovaciones mexicanas como VITALA.

Gracias a estas opciones tecnológicas los productores optimizan sus rendimientos y aumentan la producción y el aprovechamiento de sus recursos. Todo con el objetivo de promover un desarrollo sostenible y exitoso.

Deja un comentario