Conoce los beneficios y usos del ajo

Con el invierno cerca, reforzar el sistema inmunológico con ciertos alimentos ayuda a evitar resfriados. El ajo es uno de los ingrediente que se ha utilizado para tratar diferentes enfermedades y para reforzar las defensas de los deportistas desde la Antigua Grecia.

Su compuesto sulfúrico y nutrientes son responsables de mejorar la respuesta de glóbulos blancos en nuestro cuerpo. Además, ayuda a mejorar la digestión y el funcionamiento del páncreas y el hígado. El ajo es rico en Vitamina B e incluso funciona como antibiótico natural.

En caso de las enfermedades respiratorias ayuda a descongestionar el pecho. Es probable que conozcas a una tía o abuelita que lo incorpora a su té de limón con miel o a su té de bugambilia cuando tiene gripa.

Pero bien dicen que la prevención es la clave, así que si el té de ajo no te llama mucho la atención, lo puedes añadir a tus platillos de manera sutil.

Una buena forma es aromatizar el aceite con uno o dos dientes de ajo, puedes retirarlos si no los quieres comer enteros. Funciona para el aceite de la salsa de boloñesa, el picadillo o el bacalao.

Además, lo puedes incorporar molido en un baba ganoush, hummus o jocoque.

En pastas, arroces, sopas y guisos el ajo nunca va a sobrar. Incluso si no te gusta comerlo entero lo puedes pasar crudo encima de un pan antes de tostarlo. Como tip, según datos de la BBC, si masticas perejil después de comer ajo, el aroma disminuye considerablemente, así que no te preocupes por oler a ajo.

Otra opción para usarlo y aprovecharlo al máximo es guardar las cáscaras e incorporarlas al caldo de pollo o de res. (https://foodandwineespanol.com/)

Deja un comentario