No hay musgo para adornos navideños en SLP

En San Luis Potosí es casi inexistente la venta y compra de musgo y heno para temporada navideña, así lo expresó Esteban de la Cruz, de 46 años de edad, productor de plantas pinaceas en el municipio de Armadillo de lo Infante, quien desde el año 2017 -según indica-, debido a un programa estratégico forestal que controla la comercialización de este tipo de plantas, se dedicaron a su protección y a dejar la comercialización de las mismas.

“El cuidado de las zonas boscosas de la sierra y su biodiversidad, por indicaciones de la Semarnat, ha sido uno de los motivantes para que nosotros como productores y comerciantes de este rubro dejemos de comercializar este tipo de planta endémica de la zona”.

“No existen productores de musgo y heno, ya que la mayoría del musgo tarda un poco más de 5 años en crecer. Se sabe que por año son escasos milímetros los que se llegan a dar, quien lo distribuye es porque va a las zonas húmedas de la sierra y lo extrae. Tenemos conocimiento de que hay gente que aún continúa vendiéndolo de manera irregular, pero a un alto precio”, señaló Esteban.

Además puntualiza que este tipo de plantas pueden crecer en ambientes muy variados donde la humedad sea persistente, y el que se mantengan en el suelo es una parte importante para que en las áreas forestales sigan germinando las semillas de la flora de la zona.

“Hasta ahora la extracción de esta planta está regularizada por tratarse de un recurso natural, no está del todo prohibida, pero insistimos en que se supla por productos sintéticos o artificiales, ya que la mayoría de las personas que las adquieren en temporada sólo las usan como elemento decorativo”.

“En tanto el heno crece en las ramas de los árboles y pueden llegar a medir hasta varios metros de longitud. Son importantes porque en temporada de lluvias captan el agua, y como el musgo, evitan la erosión del suelo lo que previene futuras inundaciones”.

Para quien lo comercializa en esta temporada, el precio de venta es elevado debido a los años que tarda en regenerarse. Una porción pequeña de musgo de 10 por 10 cm, o un puño de heno natural, pueden llegar a costar desde los 100 hasta los 300 pesos. Un precio considerable para quienes saben los años que tardan en darse este tipo de plantas, pero Esteban puntualiza que hay gente que lo malvende, haciendo de su distribución un problema forestal considerable.

“Desde el año 2019 no se han realizado operativos para el control de la venta de musgo y heno por parte de la Dirección de Ecología y Comercio. Aunque sabemos que son pocas las personas que lo venden, no estaría mal que le echen un vistazo de nuevo para regularla”.

“De igual manera muchas de las personas que lo comercializan lo traen de la sierra Chincua de Michoacán, y en años pasados se han extraído de esa zona hasta 50 toneladas. Queremos invitar a la gente a cuidar nuestro patrimonio natural. Extraer musgo o heno, es remover más de 10 mil semillas de ABIES, que son diferentes tipos de plantas pinaceas y coníferas que se dan naturalmente en la zona”.

“Es fácil, sin semillas no hay pinos, sin ellos no hay bosque y sin bosque no hay biodiversidad”.

A pesar de que la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, impide la extracción de cualquier especie de bosques, la prohibición en el Estado no está regulada del todo por la carencia de operativos especiales para el decomiso de estos componentes, por ello aún existen personas que lo comercializan y por ende no hay estimación alguna de la extracción del musgo en la entidad. (ALEJANDRA RUIZ. EL SOL DE SAN LUIS.)

Deja un comentario