Formas de cocinar pavo en trozos

¿A cuántos no les ha quedado el pavo crudo después de tenerlo horas en el horno? Si este es tu caso, no estás solo. A muchas familias en México y en el mundo les ha pasado. Cocinar un pavo entero es un reto y no hay por qué negarlo. En ocasiones queda muy dorado, seco, crudo o, en el peor, de los casos, quemado.

Hay que simplificarnos la vida y el proceso, aunque un pavo entero es estéticamente muy bonito, es mejor que esté bien cocinado y bien sazonado.

Por eso aquí te presentamos algunas ideas para cocinarlo y emplatarlo perfecto.

Primero hay que decidir cómo lo quieres servir: al plato o al centro.

Si es al plato, puedes cortar las pechugas de pavo y separar las piernas y las alas antes de hornear. Los puedes colocar en una charola con reja —para que no se quemen— y abajo colocar apio, zanahorias, cebolla y rodajas de naranja para aromatizar el jugo que caiga.

Luego corta las pechugas en rebanadas al momento de servir para que no pierdan el jugo. Sirve inmediatamente.

Si vas a servir el pavo en charola o platón. Puedes aplicar el mismo método anterior, pero colocar las rebanadas en un platón, las alas y piernas a los lados, y bañar con el jugo. Pero también puedes no cortar las pechugas y servirlas en un platón con papas y coles de Bruselas con tocino para complementar. Coloca las piernas en un tazón y las alas en otro.

Si aún quieres servirlo completo, puedes cortarlo crudo en mariposa para que siga siendo visualmente atractivo. (https://foodandwineespanol.com/)

Deja un comentario