Ideas para ahorrar en la cocina y no sufrir la cuesta de enero

La cuesta de enero es el momento en el que se disparan los costos, se presiente una crisis económica —y esta vez, también sanitaria— y, para no dar más vueltas, es el momento de ahorrar. En ocasiones conviene comprar en lotes grandes algunos productos para cuidar nuestra economía sin dejar de cocinar platillos llenos de sabor.

Si te gusta hornear, hacer tu propio pan es una alternativa para bajar algunos gastos. Otra buena forma de ahorrar —a largo plazo— es comprar mantequilla en bloques y congelarla. Dura aproximadamente 2 meses en el refrigerador.

Inspírate en los italianos, quienes acostumbran preparar grandes lotes de salsa en el verano para que en el invierno haya salsa de tomate fresca. Aunque en México el frío no es tan fuerte como en ese país, este tip es perfecto no sólo para ahorrar en costos, sino también en tiempo. Imagina que la salsa que uses ya esté lista para preparar albóndigas, pizzas, huevos en la cazuela e incluso algunas sopas y estofados.

Haz tus propias conservas y sigue tu instinto en el meal prep para toda la semana. Elabora un plan con tus 5 ingredientes favoritos y opta por preparar varias versiones de platillos con ellos.

Prepara charolas enteras con lo que tienes e intenta aprovechar todo lo que tienes en tu alacena. Por ejemplo, de dos latas de sardinas sale la base para hacer unos tacos o tostadas con jitomate y chile serrano o bien una ensalada con lechugas, apio y limón.

Usa huevo para hacer platillos como un quiche, una frittata o una ensalada de huevo cocido. No desperdicies las tortillas que quedaron entre semana y prepárate unos chilaquiles el fin de semana, o consiéntete con una sopa azteca para el frío.

La posibilidades son amplias y con un poco de inspiración puedes reducir tus costos y seguir comiendo saludable y consistente. (https://foodandwineespanol.com/)

Deja un comentario