Conoce cómo aprovechar al máximo las bondades del cereal en tu día

Los granos y cereales son un grupo diverso de alimentos que han estado presentes en la alimentación del ser humano desde antes de la llegada de la agricultura. Se consideran componentes centrales de la dieta para todo el mundo, ya que son la principal fuente de energía fácilmente disponible; para algunas personas puede representar el 50 % de su requerimiento energético diario, dependiendo de las necesidades calóricas ligadas a su actividad física. Esta energía es indispensable para el movimiento de nuestros músculos y para nuestro rendimiento mental. Nuestros músculos y nuestro cerebro son los principales órganos y tejidos que demandan energía constante y, sin ella, no podrían funcionar.

Además, cereales como aquellos fortificados con vitaminas y minerales son indispensables para el balance o el equilibrio de absolutamente todas las funciones de nuestro cuerpo. Algunos de las vitaminas y minerales que puedes encontrar en los cereales fortificados son el hierro, la vitamina D, el calcio, el zinc, el ácido fólico. Sin las vitaminas y los minerales, nuestro cuerpo no podría utilizar la energía de los alimentos; lo que podría derivar con alteraciones asociadas a la deficiencia, como son: alteraciones en la respuesta inmune o enfermedades como la anemia, problemas visuales, problemas en el crecimiento, cognoscitivos e inclusive osteopenia.

Para la mayoría de los países e incluso para dietas específicas como la dieta mediterránea, vegana, vegetariana o flexitariana o dietas basadas en plantas, los granos forman parte de la base de la alimentación de las personas y son la fuente de energía más importante.

Sumado a esto, los cereales pueden contener fibra que es muy importante para la salud digestiva gracias a que alimenta a las bacterias buenas que viven en nuestro interior y a la regularidad intestinal. También es importante destacar que el alto consumo de fibra está relacionado no solo con la salud digestiva, sino con una gama aún más amplia de aspectos en la salud como el mantenimiento del colesterol y la glucosa en la sangre y la prevención de enfermedades como estreñimiento.

Para aprovechar al máximo las bondades del cereal en tu día, es recomendable incluirlo en las porciones adecuadas como parte de tu dieta diaria, disfrutando de las facilidades que tenemos actualmente que podemos encontrar cereales en prácticamente cualquier supermercado, tienda de conveniencia o de abarrotes cerca de nuestras casas.

“Para una dieta típica de 2000 kcal, se recomiendan entre 7 y 8 porciones del grupo de cereales por día. Este grupo incluye alimentos como arroz, pasta, tortilla, pan y cereales de caja. Por lo cual, como parte de una dieta correcta, variada y un estilo de vida saludable, de estas porciones se pueden destinar 1 o 2 a cereales listos para comer. Recomendamos siempre contar con la asesoría profesional de una persona certificada en nutrición”, comentó Ana Silvia González, gerente senior de Wellbeing y Asuntos Regulatorios de Kellogg Latinoamérica.

Es cierto que la mayoría de las personas asociamos los cereales al desayuno, pero este grupo de alimentos es versátil y se puede encontrar gran variedad de sabores, texturas y formas que pueden ser consumidos como snack o como cena ligera. Para más información visita: https://www.hablandoconkelloggs.com/es_MX/home.html

FB: KelloggsLatinoamerica / TW: @KelloggsLATAM / IG: kelloggslatam_

Deja un comentario