Hacia la restauración de la Tierra desde la agricultura

Los recursos de la Madre Tierra —término que hace referencia a la interdependencia existente entre todos los seres vivos (incluyendo a los seres humanos) y el planeta— se están agotando rápidamente por diversas acciones del hombre. La Agricultura Sustentable es una alternativa que aporta mucho para reestablecer el equilibrio natural que cada vez parece más lejano. Además, sin un manejo adecuado de los recursos naturales —fuente de la que depende mucha gente para su sustento— el riesgo de conflicto social se incrementa, por lo que una acción climática desde la agricultura también debe ser una #AgriculturaParaLaPaz.

La agricultura ocupa el 37% de la superficie en el mundo (FAO, 2020) y se estima que, debido a prácticas inadecuadas, produce 24% de los gases de efecto invernadero que favorecen el cambio climático. Sus efectos en el medioambiente incluyen la contaminación del agua, aire y suelo del planeta, por lo que es urgente transitar hacia una agricultura más sustentable que permita restaurar la Tierra.

Los rastrojos, que son los residuos agrícolas que normalmente se usan como forraje o se queman para “limpiar” la zona de cultivo, podrían convertirse en el catalizador de acciones en favor de la Madre Tierra, y es que dejar el suelo desnudo no es una buena idea y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) explica por qué.

Con casi seis décadas de investigación científica, el CIMMYT ha estudiado las prácticas más adecuadas para la conservación de los recursos. Desde 1992 ha investigado el efecto de las quemas agrícolas, documentando ampliamente los beneficios de dejar el rastrojo sobre el suelo: ayuda a conservar la humedad, protege de la erosión, mejora la estructura del suelo e incrementa la cantidad de materia orgánica, entre muchos otros beneficios.

¿Cómo puede el rastrojo, considerado muchas veces basura, ayudar a cuidar a la Madre Tierra? Para iniciar, al aprovecharlo para nutrir el suelo se evita que su combustión genere CO2 —uno de los principales gases de efecto invernadero— y otros gases contaminantes, pero también se evita que el suelo pierda importantes funciones ambientales, como equilibrar el clima, repartir las lluvias y capturar CO2. Además, el manejo de los rastrojos y la mínima labranza mejoran la calidad del suelo y requieren un menor número de pasos de maquinaria, lo que redunda en menos emisiones de gases contaminantes.

Con la participación de gobiernos, empresas, universidades y sociedad civil, el CIMMYT ha impulsado campañas en diversos puntos del país para evitar las quemas agrícolas y fomentar el aprovechamiento del rastrojo. Hacia 2019, por ejemplo, se logró que aproximadamente 200,000 hectáreas que antes se quemaban ya no fueran objeto de esa práctica, reduciendo así la emisión de CO2 a la atmósfera.

Dejar el rastrojo sobre el suelo ha permitido que muchos agricultores mejoren su producción, restauren la funcionalidad de sus suelos y optimicen su consumo de agua. Los beneficios de esta pequeña acción, sin embargo, pueden ser potencializados cuando se combinan con otras prácticas sustentables o cuando se integran a sistemas de producción como la Agricultura de Conservación, que además de la cobertura del suelo tiene a la diversificación de cultivos y la mínima labranza como componentes básicos.

Junto con gobiernos nacionales y locales, así como representantes del sector privado tales como Walmart Foundation, Bimbo, Kellogg, Gruma, Nestlé, HEINEKEN México, el Consejo Nacional Agropecuario y otras organizaciones, actualmente el CIMMYT impulsa diversos proyectos de sustentabilidad basados en Agricultura de Conservación. El abastecimiento responsable y la Agricultura Sustentable pueden marcar la diferencia en un mundo donde el consumo excede 70% lo que el planeta puede renovar, pues no solo favorecen la seguridad alimentaria, sino también hacen contribuciones significativas para minimizar el deterioro ambiental.

La disponibilidad del agua en el mundo es crítica y la agricultura utiliza cerca del 70% del agua dulce del mundo. La Agricultura Sustentable, sin embargo, puede cambiar el panorama y proyectos como Cultivando un México Mejor, de HEINEKEN México y el CIMMYT, tienen resultados alentadores en esta vía.

Cada gota cuenta

La biodiversidad de los campos agrícolas ha disminuido de forma alarmante. En la actualidad, de las 6 mil especies de plantas cultivadas para la alimentación, solo nueve representan el 66% de la producción total de cultivos en el mundo. Walmart Foundation y el CIMMYT impulsan un proyecto donde la diversificación de cultivos y la asociatividad están contribuyendo a restaurar la biodiversidad funcional en el Sureste mexicano.

Estas son las semillas que nos dan la vida

La producción sustentable de alimentos es una de las respuestas fundamentales para hacer frente a la amenaza que la pandemia por COVID-19 representa para la seguridad alimentaria en un contexto donde, además, persisten y se agudizan problemáticas como el cambio climático. Proyectos como Maíz Sustentable Bimbo, impulsado por Grupo Bimbo, Cargill México y el CIMMYT, están contribuyendo a transformar esta situación.

Maíz, héroe de la alimentación

El desarrollo de capacidades entre los productores agrícolas es fundamental para elevar la productividad de las tierras y hacer un uso eficiente de los recursos naturales disponibles. El proyecto Apoyo al Abastecimiento Responsable en México, impulsado por la Compañía Kellogg y el CIMMYT permite avanzar en el cumplimiento de diversas metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La importancia del abasto local

El Curso Introductorio de Aflatoxinas, forma parte del proyecto de vinculación entre GRUMA y el CIMMYT denominado Programa de Apoyo Tecnológico e Investigación para la Producción Sustentable de Maíz. A través de estas acciones se busca mejorar la calidad, la fiabilidad y el volumen de abastecimiento de maíz en diversos estados de México.

Combaten aflatoxinas con curso en línea

A través del proyecto Plan Maíz por México, de Nestlé y el CIMMYT, se promueven prácticas sustentables que les permiten a los productores reducir sus costos de producción, incrementar sus rendimientos, la calidad de su producción y cuidar y conservar el medioambiente.

¿Cuál es el valor de un grano producido de forma sustentable?

Con más de 45 mil hectáreas cultivadas con Agricultura de Conservación en Guanajuato se ha evitado liberar más de 5 mil toneladas de CO2 a la atmósfera. Esto, gracias a que la mínima labranza y la mecanización adecuada de la Agricultura de Conservación permiten ahorrar entre 38 y 42 litros de combustible por hectárea, equivalentes a 112 kg de CO2 a la atmósfera. Lo anterior significa que con las prácticas de MasAgro Guanajuato se usa hasta 70% menos combustible por lo que se libera 60% menos CO2.

Campo sustentable, aire limpio

El cambio climático plantea numerosos desafíos para la agricultura y la seguridad alimentaria. La Agricultura Sustentable brinda herramientas para mitigar sus efectos y adaptarse a él.

https://idp.cimmyt.org/la-agricultura-sustentable-una-alternativa-para-disminuir-el-calentamiento-global/ (https://idp.cimmyt.org/)

Deja un comentario