La sardina, gran aliada de la salud

A través de generaciones se ha sabido de manera común, que comer pescado aporta grandes beneficios a la salud y aunque su consumo ha crecido de forma importante en los últimos años, todavía hay una gran oportunidad en México de incrementarlo y de que su población los aproveche.

La sardina es un producto con un alto contenido proteico y nutritivo que proporciona grandes bondades al organismo humano y además, a un precio accesible. Tiene un alto contenido de omega 3, el cual ayuda a bajar la presión arterial y a retardar la acumulación de placas de colesterol en las arterias. En general, este pescado ayuda a proteger el sistema cardiovascular debido a las cantidades de vitamina B, de zinc y de hierro que contiene.

Por otra parte, la proteína de la sardina es de muy fácil digestión, por lo que el cuerpo la metaboliza sin problemas. Uno de los elementos que más contiene esta especie es el magnesio, que tiene un papel clave en el metabolismo óseo, junto con el calcio, por lo que puede ayudar a prevenir la degradación de huesos y a combatir problemas de obesidad, causante de la diabetes.

Por si los anteriores fueran pocos, la sardina también otorga grandes beneficios a las mujeres a través de su contenido de vitamina B6, la cual ayuda a reducir los síntomas del Síndrome Premenstrual; además de prevenir el riesgo de malformaciones congénitas en bebés durante el embarazo y evitar deficiencias nutricionales a la mamá por la vitamina B9 (o ácido fólico), contenida en este alimento.

Consumir sardina a más de ser parte de una dieta saludable, contribuye también a que la población aporte su granito de arena al cuidado del medioambiente, ya que en México, es una especie que está certificada a nivel mundial por el Marine Stewardship Council o MSC, organismo que protege los océanos y sus recursos, lo que significa que este pescado se pesca, procesa y comercializa, bajo los más altos estándares y mejores prácticas que resguardan la especie y su ecosistema.

Deja un comentario