Sequía asfixia a todos

La falta de lluvia ha dejado estragos en la economía y fuentes de ingresos de personas dedicadas al sector primario en la entidad, como lo son la pesca, agricultura y ganadería, pues en diferentes modalidades, el que su producción prospere depende de la disponibilidad del líquido; entre poca producción, sacrificios en la cosecha y en las cabezas de ganado, los pequeños productores sobreviven esperanzados a que el panorama mejore.

Las comunidades aledañas a la delegación de Santa Rosa Jáuregui se han caracterizado por sostener un modo de vida en el que prevalecen las actividades rurales en combinación con las urbanas, por ello es que así como es posible observar instalaciones empresariales, también es posible encontrar áreas de cultivo y pastoreo, así como también, en la presa Santa Catarina, se desarrolla la pesca.

José se ha dedicado a la pesca en la presa de Santa Catarina durante 22 años, la actividad le había podido dar el sustento necesario a su familia, integrada por su esposa, tres hijos y cuatro nietas, la sequía que aqueja al país ha afectado su principal fuente de ingresos al punto de ser los únicos que ofrecen unos cuantos pescados a las orillas de lo que fuera un transitado muelle.

Las lanchas yacen en la tierra seca, un par de pescadores insisten en intentar capturar pescados al centro de la presa, donde a decir de los lugareños, el agua alcanza como máximo medio metro de profundidad, por lo que los peces grandes están muriendo.

José pertenece a la cooperativa “Enrique Burgos García”, ha enseñado a sus pequeñas nietas a pescar, lo que ellas presumen orgullosas, hacia medio día, el pescado más grande que pudo capturar pesa dos kilos, “en los buenos tiempos encontraba unos de hasta 20, este está chiquito”, lamenta.

Recuerda que hace 12 años vivieron una situación similar, “hubo sequía, nos fue muy mal, pero solamente duró un año y nos pudimos recuperar, ahorita es diferente porque ya van como tres años con muy poca agua”, asegura.

“Con lo poquito que sacamos apenas sale para comer”, sostiene, aún con la esperanza de que en los próximos días caiga la lluvia y los peces puedan sobrevivir. Aunque algunos compañeros han recurrido a buscar otras fuentes de ingresos, José sostiene que es lo que sabe hacer “además, ya estoy viejo, no hay más trabajos para mí”.

Una mujer que vive en las inmediaciones recuerda que en años anteriores durante el mes de mayo incluso llegaban aves grandes, “ahora solo quedan los que ya no pueden volar, están aquí para morir nada más”.

La escasez de agua no solo ha afectado al sector acuícola, sino también al ganadero, como es el caso de Luis, quien incluso ha vendido parte de su ganado para alimentar al resto.

Asegura que los costos de alimentos para sus animales se han incrementado, “es una cadenita, a ellos les va mal, a nosotros también”, relató que al planificar sus ingresos, ha recurrido a la venta de al menos 10 borregos para mantener al resto, necesidad que no se le había presentado en más de dos décadas, cuando uno de sus hijos sufrió un accidente.

Jesús, pequeño agricultor, narró que ha suspendido los cultivos en algunas secciones de sus tierras, pues no puede arriesgarse a perder su inversión por falta de agua, ni tampoco costear un sistema de riego o la compra de agua en pipas.

“Hemos de dejado de sembrar la mitad, no podemos perder más”, en los buenos tiempos, lograba recuperar las inversión de su sembradío de maíz, con creces; ahora incluso se dice temeroso de ocupar la totalidad de sus tierras, puesto que no puede arriesgarse a que su cosecha se pierda por la sequía.

Jesús reconoce que los precios del maíz han aumentado, sin embargo, señala que esto no se ha traducido en una mejora para los ingresos de quienes lo producen, sino para los intermediarios “nosotros que lo sembramos y hacemos todo el trabajo somos los que ganamos menos, todo se lo llevan los intermediarios”, señaló.

El Servicio Meteorológico Nacional pronosticó lluvias puntuales fuertes en algunas regiones del estado, debido a que a menos de una semana de que inicie estadísticamente la temporada de ciclones tropicales 2021, se desarrolló anticipadamente la tormenta tropical Andrés, en el océano Pacífico, al suroeste de las costas de Michoacán. (ANA KARINA VÁZQUEZ. DIARIO DE QUERÉTARO.)

Deja un comentario