La superficie terrestre del mundo está formada por pastizales, una oportunidad para abordar la crisis climática y de biodiversidad

Un nuevo atlas publicado hoy muestra que el 54% de la superficie terrestre del mundo está formada por pastizales, que albergan algunos de los hábitats más preciados de la Tierra y son el sustento de cientos de millones de personas. Estos datos pueden dar herramientas a los responsables de la formulación de políticas públicas para gestionar mejor los pastizales, con importantes beneficios para las personas, la naturaleza y el clima.

Hasta ahora, los pastizales rara vez figuraban en las agendas internacionales. Solo el 10% de los planes climáticos nacionales (como parte del Acuerdo Climático de París) incluyen referencias a ellos; comparativamente el 70% incluye referencias a los bosques. Aunque se sabe que juegan un papel clave en el almacenamiento de carbono, proporcionando hábitat para la diversidad de la vida silvestre y la naturaleza, y sustentando los ríos y humedales más grandes del mundo, han sido en parte infravalorados debido a la falta de datos sobre su extensión y valor.

El Atlas de los Pastizales llena algunas secciones de ese vacío. Este documento, que se actualizará continuamente, fue publicado por el Instituto Internacional de Investigación Ganadera, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, WWF, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Coalición Internacional para la Tierra, con contribuciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Hasta la fecha, el 12% de los pastizales están designados como áreas protegidas. Gran parte del resto está amenazado por la conversión, en particular para las tierras de cultivo. El Atlas muestra que en los últimos tres siglos más del 60% de las tierras silvestres y bosques, un área más grande que América del Norte, se han convertido a otro uso, y un área aproximadamente del tamaño de Australia (7,45 millones de km2) se utiliza ahora para producir cultivos. Este cambio de uso del suelo contribuye a la crisis climática, pero el Atlas también muestra que los pastizales también sufrirán el calentamiento global. Los efectos drásticos son visibles en un área que duplica el tamaño de Europa, con la naturaleza peligrosamente desestabilizada y la capacidad de producir alimentos, combustible y fibra reducida.

En la segunda mitad del 2021, los líderes gubernamentales participarán en conferencias anuales para las tres Convenciones de Río, sobre cambio climático (UNFCCC), biodiversidad (UNCBD) y desertificación (UNCCD), junto con la primera Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU. Publicado antes del lanzamiento de la Década de Restauración de Ecosistemas de las Naciones Unidas, que comienza el 5 de junio, el Atlas puede ayudar a guiar a gobiernos, organizaciones Internacionales, ONG y donantes en la restauración, protección y mejor gestión de los pastizales.

El Atlas de Pastizales es un punto de partida para recopilar datos más detallados sobre los servicios ecosistémicos exactos y los beneficios económicos y sociales que los pastizales brindan a las personas y la naturaleza. Según su definición, los pastizales están compuestos por siete biomas que incluyen pastizales, sabanas, desiertos, matorrales y tundra. El Atlas consta de 16 mapas que describen en qué lugares de los pastizales están presentes diversos valores y riesgos. El documento está disponible en: rangelandsdata.org/atlas. (https://www.enfoquenoticias.com.mx/)

Deja un comentario